Gente

Letizia, Isabel Preysler, Michelle Obama… todas comparte obsesión: las joyas de Coolook

La fundadora y diseñadora mallorquina de la firma de alta bisutería, Mar Aldeguer, desvela para LA RAZÓN los secretos de sus piezas

Isabel Preysler attending “ PedrodelHierro “ presentation during Pasarela Cibeles Fashion Week Madrid in Madrid on 29 Wednesday January 2020.
Isabel Preysler attending “ PedrodelHierro “ presentation during Pasarela Cibeles Fashion Week Madrid in Madrid on 29 Wednesday January 2020.Daniel GonzalezGTRES

«Ven a mi casa y enséñamelo todo». Esta frase cambió para siempre el destino de la mallorquina Mar Aldeguer, periodista, fundadora y diseñadora de Coolook, firma que se ha convertido en una de las imprescindibles en los joyeros de mujeres de todo el mundo. Aquel día, Aldeguer se dirigió hasta la finca de Isabel Preysler y le enseñó lo que tenía listo. Su sorpresa llegó después, cuando la filipina eligió lucir en la cena de cumpleaños del empresario portugués Joao Flores los que son sus pendientes favoritos, los Apolo de madreperla blanca; era el día en que presentaba en sociedad como pareja al Nobel Mario Vargas Llosa y ese modelo se agotó en días. No fue el único detalle de Preysler con Aldeguer pues, para una portada en la revista ¡Hola! escogió un look sencillo que complementó con un collar de diferentes piedras. «Una locura. Hacían pedidos sobre todo de Latinoamérica, fue increíble». Sorpresa fue también, o al menos así lo asegura la diseñadora, que la Reina Letizia apareciera en el verano de 2014 en la tradicional recepción en el Palacio de L’Almudaina con los colgantes Hydra de amatistas verdes y, un año después, con el modelo Nereida, un mix de diferentes piedras. «Yo lo vi como un gesto muy bonito hacia los diseñadores de las islas. Le estoy eternamente agradecida», reconoce a LA RAZÓN. Y no ha sido la última vez. El pasado domingo, en la clausura del Atlàntida Film Fest., en Mallorca, Doña Letizia volvía a completar su «look» con unos pendientes de aro realizados en plata y con detalles en circonita. El trabajo artesanal de Aldeguer mantiene desde hace años una relación de fidelidad con lo más granado de la sociedad nacional e internacional. Todo, sin hacer ruido.

Los de la Reina Letizia e Isabel Preysler no son los únicos nombres de clientas que se han enamorado de esta marca con base en la capital. Desde la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a su predecesora, Cristina Cifuentes, pasando por actrices como Belén Rueda, nobles como Margarita Vargas o influencers como Astrid Klisans, mujer del Carlos Baute. Todas comparten y lucen alguna pieza Coolook cuyo éxito se basa en la luminosidad que otorga a quienes las llevan puestas. Inspiradas en el Mediterráneo y en la luz de los crisoles de vidrio con los que Aldeguer creció durante su infancia –su familia es propietaria de Gordiola, empresa que acaba de ser reconocida Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco por su técnica del vidrio soplado–, cada una de las joyas está fabricada a base de plata de primera ley con baño dorado o rosado, y piedras naturales o circonitas de color. Los cuarzos, amazonitas, ágatas, lapislázulis y las labradoritas no fallan nunca.

La Reina Letizia es una de las fieles clientas de la firma Coolook FOTO: Chema Clares GTRES

«Cuando empecé lo que me propuse fue hacer una joyería actual, más moderna, para que las mujeres la pudieran lucir día a día. La alta joyería es maravillosa, pero no se adapta tan bien al estilo de vida que tenemos en la actualidad. Y creo que esta es una de las claves de por qué gusta tanto», explica Mar Aldeguer. Otro de los éxitos radica en la versatilidad y el poco peso de las piedras. Tanto gustan que, hasta la ex Primera Dama de la Casa Blanca, Michelle Obama, también ha sucumbido a sus piezas; que se sepa, al menos tiene dos pares de pendientes: los «astral», con madreperla rosa y cuarzo y el modelo «Lide». Todos los compró en una de sus visitas a Mallorca.

Letizia, diseñadora

No lo dice Mar Aldeguer, pero el hecho de que la Reina haya lucido en más de una ocasión diferentes piezas de la firma y no repita, invita a pensar a que es usuaria de Mycoolook, el exclusivo configurador que permite combinar la parte superior, intermedia e inferior del pendiente de la manera que se quiera. «Da mucha libertad y la capacidad de combinación es infinita porque se puede lucir solo dos piezas, o hacer el pendiente más largo…». Sin embargo, la diseñadora mallorquina no quiere precisar si la propia Letizia se ha acercado alguna vez a una de sus tiendas, o si el pedido se realiza directamente desde Zarzuela, pero todo apunta a que Eva Fernández, la estilista de cabecera de la esposa de Felipe VI, quien se ocupa de los encargos de la Reina, y de los de la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, que se han intercambiado en más de una ocasión los clásicos aros dorados de Coolook. Y aunque la mallorquina asegura no tener derecho a pedir más, está a punto de cumplirse un nuevo hito. En agosto abrirá su primera tienda en el Flying Solo, de Nueva York. Joyería «made in Spain» por todo el mundo.