Gente

El terror de Isabel Pantoja a volver a prisión anula sus sentidos

La semana que viene tiene una cita judicial muy importante

Concierto de Isabel Pantoja en Madrid
Isabel Pantoja FOTO: JUANJO MARTIN EFE

El simple hecho de pensar que puede ser encarcelada anula los sentidos de Isabel Pantoja, los nervios agudizan un mal estado anímico, y el miedo le atenaza entre las cuatro paredes de su finca.

La semana próxima, el 22 de marzo, está fijada una cita judicial en la que la cantante tendrá que declarar por un presunto delito de insolvencia punible a través de una de sus sociedades, Panriver 56 S.L. , en un asunto relacionado con la venta de su propiedad ‘Mi gitana’ en el año 2015. El fiscal solicita una pena de tres años de prisión.

Una fuente cercana a la tonadillera ratifica lo que ya contó la periodista Marisa Martín Blázquez hace unos días en el programa ‘Viva la vida’. Que Isabel tiembla ante la posibilidad de revivir un pasado del que no suele hablar ni a sus familiares más íntimos.

La cantante Isabel Pantoja a la salida de los juzgados en 2013
La cantante Isabel Pantoja a la salida de los juzgados en 2013 FOTO: EUROPA PRESS EUROPA PRESS

La depresión hace mella en su estado emocional, no tiene ganas de nada, se ha encerrado a cal y canto en ‘Cantora’ y no contesta al teléfono. Porque, aunque haya puesto como excusa que no tiene un móvil y por ello no pudo felicitar el día de su cumpleaños a su nieto Albertito, la realidad, nos cuentan, es muy distinta. No le felicitó porque no tiene ganas de hablar con nadie, sus nervios le empujan al silencio, y ya ni sus amigos gatunos reciben palabras de cariño por parte de su mediática dueña.

Ahora, su máximo interés es que sus abogados consigan aplazar la cita judicial, alegando el mal estado de salud “mental” de su clienta. Lo que no se entiende es que rechace el apoyo de gente que desea ayudarla, aunque solo sea moralmente, porque ya nadie se fía de prestarle dinero, habida cuenta de lo mal pagadora que es. Que se lo pregunten a la pobre Loli, la quiosquera a la que debe desde hace años más de setenta mil euros.