Belleza

Carmen Navarro, la mujer que guarda los secretos «beauty» de las «celebrities»

Descubrimos la historia de esta veterana profesional, que empezó con una pasión y acabó con un imperio lleno de misterios y confidencias que siempre guardará bajo la llave de la discreción y el sentido común

Carmen Navarro, empresaria propietaria de clínicas estéticas.
Carmen Navarro, empresaria propietaria de clínicas estéticas.Cristina BejaranoLa Razón

Carmen Navarro nace en Madrid en 1942. De familia de estructura formal y espiritualmente tradicionalista, ese «don», ese peculiar «baúl con compartimento secreto» que la caracteriza y que la singulariza, ha ido forjándose e imponiéndose sobre el destino lógico de la mujer tipo de su época y clase. Ya casada y con tres hijos, su poder carismático va transformando una esquinita de su casa, como quien no quiere ni deja de querer la cosa en lo que hoy es el talismán español de la belleza, del atractivo, del bienestar; ese primordial lugar para la calma que la ha tornado mito de la eficacia, eficiencia y efectividad haciéndola indispensable en todo aquel y aquella que haga de la restitución y conversación de la belleza y de la serenidad la piedra angular de su vida.

Carmen Navarro, en su centro de estética. Foto: Cipriano Pastrano
Carmen Navarro, en su centro de estética. Foto: Cipriano PastranoCipriano Pastrano DelgadoLa Raz√≥n

Y es que el verbo hacer es la palabrita mágica, emblemática y heráldica de Carmen Navarro. Y es que nuestra apasionada emprendedora de lo bello nos sorprende al poner la gigantesca y dulce –pero no empalagosa– guinda a un año magnífico, el de su 50 aniversario liderando sus mitológicos salones de belleza. Y es que en su obsesiva búsqueda de la perfección con rostro humano, ha dado el paso decisivo al crear «Diamond Corner» en plena Milla de Oro madrileña; ese lugar donde se fusiona el lujo (cada vez más silencioso, secreto y anónimo) con la excelencia, para lograr los tratamientos estéticos más extraordinarios y obtener los mejores resultados.

¿Qué es Diamond Corner?

Diamond Corner es ese lugar donde la excelencia y la exclusividad no excluyente (si me permiten la expresión) se transforma en belleza. Porque aquí se encuentra una selección de protocolos personalizados, sí, personalizados y excepcionales, tanto por lo novedoso de las técnicas empleadas como por la extrema calidad de los productos cosméticos y de los resultados conseguidos. Diamond Corner es lugar para evadirse sin perderse, relajarse sin olvidarse y encontrar definitivamente el propio y exclusivo espacio. Aquí no hay horarios. No hay final, se olvida el principio; ni pasado ni futuro afean o distorsionan el presente. Se sabe cuando se empieza pero no cuando se acaba. No hay prisa, no hay pausa.

Diamond Corner es lugar para –por fin– encontrar ese tan deseado toque distintivo que siempre ha caracterizado sus protocolos, inspirados en los viajes de Carmen Navarro a Oriente, de donde importó conocimientos, –su conocida amistad con el monje lama Gangchen– desde el taoísmo al hinduísmo pasando por el budismo para crear su concepto de belleza holística, total, donde se pulveriza la ya de por sí casi imperceptible línea roja entre cuerpo, alma, espíritu, pasado, futuro, deseo y dolor, transformando el ego destructor en yo regenerador. Cuando comienza a seguir su pasión, decide tomar cursos –desde su hogar– en Sivananda. «Era un lugar de yoga y meditación donde aprendí muchísimo. Allí ofrecían cursos de reflexoterapia podal y shiatsu, temas que en aquel entonces eran poco conocidos. También tuve la oportunidad de viajar mucho».

Carmen Navarro es constante tradición reactualizada. «En cierto modo, vuelvo a mis raíces», explica la empresaria y CEO de sus salones, «porque al principio, cuando sólo tenía mis manos como herramienta, realizaba tratamientos en los que perdía la noción del tiempo. Todos conocen mi pasión por este mundo y en particular por las terapias manuales. Ellas serán las principales protagonistas en La Boutique».

Carmen Navarro hace, crea, observa, reflexiona, experimenta, estudia obstinadamente y diseña un protocolo de hasta dos horas en el que prima la máxima relajación del cliente para obtener el mejor resultado. Carmen Navarro es secreto. Sí, secreto. Ese conocimiento exclusivo de la virtud, de la propiedad de su método, que cuidadosamente reserva y oculta. Ese «algo» tan difícil de guardar, y que sabe transformar en pequeñísimas dosis de sabiduría que sabiamente dosificadas han personalizado su método a cada persona. Y en secreto ha quedado las confidencias y el tratamiento de la reina Letizia que, antes de formar parte del organigrama real, ya confiaba en las técnicas innovadoras de Carmen. Y cuando se convirtió en princesa, mantuvo esa fidelidad. Semanas previas a la boda, los padres y las hermanas de la actual reina compartían sesiones de puesta a punto. La discreción, el secreto siempre ha sido la norma sagrada para Carmen Navarro, pero muchas clientas ya sabían que la princesa estaba dentro por el dispositivo de seguridad. Hay varias fotos dedicadas, tanto en los centros como en la vivienda familiar, que avalan esa confianza de la ex periodista en Carmen Navarro. Y los resultados, huelga decirlo, saltan a la vista.

[[H2:Carla Bruni, «navarroadicta»]]

Y en secreto han quedado las confidencias de Carla Bruni, que había ido de visita (privada) a Sevilla, con Sarkozy… confidencias después de una noche flamenca y loca como solamente puede ser en Sevilla.

Carla Bruni no hará política
Carla Bruni no hará políticalarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@6d1771e5

Y en secreto han quedado las confidencias de la baronesa Thyssen, con la cara destrozada y puesta de nuevo en valor por Carmen, después de la desesperación causada por la famosa tala de los árboles del paseo del Prado.

Carmen Cervera, La Baronesa Thyssen, en la Presentación de la Exposición "Obras Maestras de Budapest. Del Renacimiento a las Vanguardias"© Alberto R. Roldan / Diario La Razon14 02 2017
Carmen Cervera, La Baronesa Thyssen, en la Presentación de la Exposición "Obras Maestras de Budapest. Del Renacimiento a las Vanguardias"© Alberto R. Roldan / Diario La Razon14 02 2017albertoroldan.comALBERTO R. ROLDAN

También las confidencias de Tamara Falcó, tan contenta por el tratamiento de Carmen (superando incluso rupturas amorosas casi irreparables) que ha regalado a los invitados a su boda tratamientos de belleza en los centros de Navarro.

Tamara Falcó con vestido de Zara.
Tamara Falcó con vestido de Zara.@tamara_falco

El secreto envuelve el atractivo incombustible de Carmen Lomana, Zidane, Cristiano Ronaldo, Ana Botín y muchos y muchas más que han exigido y han recibido absoluto anonimato. Y ese secreto y ese anonimato, tan heroica y celosamente guardado por Carmen, la han transformado en mito.

Georgina Rodríguez y Cristiano Ronaldo
Georgina Rodríguez y Cristiano RonaldoInstagram

Navarro continúa siendo una pionera infatigable a sus 81 años. Su espíritu tenaz la impulsa hacia el mismo objetivo: descubrir las últimas novedades, lo más efectivo dentro del universo de la belleza.