Dicto tendencia: Brillos sin excesos

Fiona con un vestido vintage de Valentino
Fiona con un vestido vintage de Valentino

Las lentejuelas están de moda en estas fechas y el «look» burbuja de Freixenet triunfa en las noches de fiesta. «Pailletes» y maquillaje van a la par y toca sacar nuestro punto más atrevido ya que el minimalismo no es apto para estas fechas. Ni mucho ni poco, el término medio es perfecto. El color estrella es el oro y puede combinarse con tonos como el blanco, verde, rojo o negro. Además, el volumen en el cabello regresa de nuevo y el «look» despeinado pero perfectamente estructurado da un toque sexy. Asimismo, los labios rojos y llamativos esmaltes en las uñas darán sofisticación al conjunto. Los «top coats» de purpurina harán que sus manos se conviertan en el centro de atención y para ello hay que vestirlas: pequeños anillos de oro amarillo, rosa o blanco combinados con una variedad de pulseras de oro. La combinación de plata y dorados también se lleva, ya que no son incompatibles siempre y cuando sepamos unirlos. No hay que olvidar la elegancia radica en los detalles y los accesorios y complementos son los que al final ponen el toque que marca la diferencia. El «clutch» juega un papel importante y la medida correcta es fundamental pues las noches son largas y debemos meter dentro de ellos el kit de belleza para estar perfectas. Los retoques en mitad de la noche son obligados ya que al final del día la cara es el espejo del alma y, aunque los brillos se llevan, el «look» bombilla en el rostro hay que controlarlo. Para la fiesta de «Telva» opté por un vestido de alta costura que tiene 50 años, los mismos que cumplía la revista, y que heredé de mi madre en tejido de terciopelo verde y piedras de cristales bordadas a mano en el pecho, con «clutch» de Valentino y sandalias en tono plata y negro de Fendi, y un abrigo vintage de visón. Es un «look» perfecto para una noche especial, que abundan en estas fechas.