El juez Vázquez Taín sobre Rocío Carrasco: “Yo sí conozco a mujeres que de verdad han sido maltratadas”

Que se haga justicia es lo único que desea ya la hija de Jurado. El juez asegura que los informes que ha mostrado «no tienen ningún sentido. Son medias verdades»

El magistrado José Antonio Vázquez Taín
El magistrado José Antonio Vázquez TaínKiko DelgadoEFE

El caso Rocío Carrasco sigue trayendo cola. Desde que el pasado mes de marzo se emitiera por primera vez «Rocío: contar la verdad para seguir viva», los aplausos y las críticas hacia la hija de Rocío Jurado no han dejado de producirse a partes iguales. Muchos son los que creen a pies juntillas todas y cada una de sus palabras, sin embargo otros cuestionan parte de su relato, ya sea porque las informaciones de algunos compañeros apuntan lo contrario a lo que cuenta o porque, según parte de la audiencia, Carrasco ha aireado las intimidades más delicadas de su hija.

En el episodio número once del documental emitido este miércoles, la mujer de Fidel Albiac aseguraba, entre otras cosas, que había mantenido conversaciones con varios juristas y que al escuchar su historia estos le habían dado la razón, animando a que continuase su lucha personal hasta conseguir sus objetivos: que se haga justicia. Eso es lo único que quiere en estos momentos Rocío Carrasco, justicia. Con el fin de conocer la visión sobre este asunto a través de un experto, LA RAZÓN ha hablado con el conocido juez José Antonio Vázquez Taín mediante una conversación telefónica para conocer su opinión en un asunto tan delicado ya que detrás del relato hay una historia de posible maltrato que afecta a muchas mujeres y su respuesta es contundente: «No ayuda nada lo que está haciendo Rocío para que se reabra el caso. Para la gente parece que la violencia de género siempre es culpa de los jueces. En este caso no he oído a nadie decir la cantidad de exámenes forenses que se han realizado, tampoco he oído a nadie mencionar la cantidad de trabajo que se hizo en este caso, que fue mucho, con un equipo de expertos en materia psicosocial que son los encargados de preparar los informes. La justicia española es de las mejores del mundo», asegura el magistrado, defendiendo su trabajo, el de sus compañeros, y en definitiva, el de la Justicia. Taín asegura tener constancia de que «el caso de Rocío Carrasco y Antonio David se trató en su momento con mucho cuidado, esmero y dedicación a nivel judicial». Añade, además, que «los jueces podemos tener defectos pero siete jueces le aseguro que no están locos».

El juez gallego José Antonio Vázquez Taín

Respecto a los hechos y a las pruebas que ha aportado Rocío Carrasco en los diferentes episodios del documental sobre su vida, Vázquez Taín también ha querido manifestar su opinión: «Todos los informes que se han mostrado no tienen ningún sentido. Se han leído trozos de los ’'considerando’' y no de las conclusiones ni tampoco del fallo. Son medias verdades que acaban siendo la peor de las mentiras. Aquí no hay interés, solo hay espectáculo, y créame que yo conozco a mujeres que de verdad han sido maltratadas y el procedimiento es muy diferente», afirma a este periódico. Respecto a la sentencia emitida con todo lujo de detalles sobre la condena a Rocío Flores por «un delito de maltrato habitual, delito de maltrato, una falta de continuada de amenazas y una falta continuada de injurias» hacia su madre, José Antonio Vázquez Taín afirma tajante que «está prohibido que haya registros de antecedentes de menores» y que «cualquier persona con mínimas nociones de Derecho sabe que todo lo que pasa con los menores es secreto». Todo ello independientemente de que los condenados sean mayores de edad en la actualidad: «Da igual que ahora sean mayores. Imagínese que una persona siendo menor comete un delito. Si a los dieciocho años comete un delito, yo no puedo pedir antecedentes. Es un procedimiento reservado», desliza el juez.

Impacto político

El testimonio de Rocío Carrasco ha levantado la expectación de todo un país. Y ya no solamente como personaje del mundo del corazón, también hay que contar con el impacto social y político. «En todo esto hay un montón de cosas desde el punto de vista jurídico que son muy curiosas y reprochables. El interés personal prima por encima de cualquier valor. En la Justicia buscamos la paz, la reinserción, la convivencia e intentamos que el menor pueda rehacer su vida sin llevar un ancla que no te deje avanzar», recalca el juez. La polémica, pues, sigue adelante.