Ocio

Luis Miguel, la madre de todos los misterios

A sus problemas económicos se une la desaparición de su madre, a la que se perdió la pista en 1986. Hay quien asegura que Marcela Basteri está muerta

El rostro serio de Luis Miguel revela que no son buenos momentos
El rostro serio de Luis Miguel revela que no son buenos momentos

A sus problemas económicos se une la desaparición de su madre, a la que se perdió la pista en 1986. Hay quien asegura que Marcela Basteri está muerta.

Dos libros sobre su vida, una serie de éxito con continuación, programas de investigación sobre la desaparición de su madre y teorías conspiratorias con narcos como protagonistas son algunas de las historias que sobrevuelan la vida de uno de los artistas más reconocidos en el mundo del «show business». Cada cierto tiempo vuelven a actualizarse los secretos y las polémicas que han rodeado la vida del cantante Luis Miguel. Algunas referidas al aspecto profesional y otras al personal. Una de las últimas controversias que enfadó a sus seguidores fue el mal gesto que tuvo con un técnico en uno de sus conciertos al tirarle el micrófono violentamente. Meses antes hizo esperar una hora y media larga a los centenares de seguidores que habían pagado por verle en una de sus giras por Latinoamérica. A estos desplantes se unía que en algunas de sus actuaciones salía al escenario en unas condiciones poco ejemplares. En los medios mexicanos se criticaba sin eufemismos que apareciera borracho.

Los desequilibrios emocionales de los últimos tiempos nada tienen que ver con la serie que sobre su vida había emitido con gran éxito Netflix el año pasado. En España las trece entregas tuvieron también una respuesta muy favorable. Los espectadores que la siguieron descubrieron la personalidad y la vida de Luis Miguel con los claroscuros de una historia que tenía el beneplácito del protagonista. Su imagen resultaba muy positiva a diferencia de sus últimas apariciones públicas.

Secretismo

La segunda temporada ya está en marcha y los secretos y misterios sin resolver que forman parte de su currículum vuelven a crear una gran expectación. Sobre todo la historia relacionada con su madre, Marcela Basteri, que desapareció sin dejar rastro y que marcó y condicionó su existencia. A raíz de publicarse que habrá nuevos episodios han aparecido también protagonistas reales que tienen que ver con ese trágico suceso y que podrían desenmarañar (o no) el gran misterio que rodea la desaparición de la bella Marcela. Las preguntas que de nuevo actualizan la historia tienen una misma base: ¿Está viva? ¿Muerta? ¿Perdió la cabeza y está ingresada en un psiquiátrico en Argentina? ¿Está enterrada en España? ¿Quién la hizo desaparecer? ¿Luisito Rey, su marido, tuvo algo que ver? El biógrafo oficial de Luis Miguel, Javier León Herrera, que ha publicado dos libros sobre el artista, es muy claro y contundente. Afirma que Marcela, a la que se perdió la pista en 1986, está muerta.

Asegura en su último libro autorizado, «Luis Miguel, la historia», que al artista y a su hermano el padre les dijo que su madre se había fugado con un mafioso y les había abandonado. Un familiar llegó a dar otra versión en un programa de Telecinco en el que confirmaba (sin ninguna prueba consistente) que había muerto en un tiroteo entre narcotraficantes.

Tampoco lo pudo demostrar y como el resto de historias que giran sobre el mismo hecho, Javier León Herrero no está de acuerdo. Él realizó una investigación para escribir sus libros y esos datos demostraban que todo lo que Luisito Rey había explicado a sus hijos era mentira. «Ni se marchó ni los abandonó, nunca ha estado en un psiquiátrico y nada de lo que se está diciendo es verdad», explica contrariado. El biógrafo considera que las nuevas noticias que aparecen relacionadas con Marcela no son ciertas y apunta a un interés totalmente mercantilista por parte de unas sobrinas Ivana y Flavia, que aseguran que la española que se encuentra en el psiquiátrico de Buenos Aires sí es su tía. Estas mujeres daban como dato para avalar su historia tres lunares que tenía igual que la madre de Luis Miguel. Siguieron manteniendo esa afirmación en varias entrevistas hasta que se descubrió la verdadera identidad de quien vivía abandonada en el centro y que nada tenía que ver ni con ellas ni con el famoso sobrino. Ivana y Flavia siguieron pensando que su tía cambió su identidad para que nunca la encontraran. Solo las pruebas de ADN que solicitaron legalmente y con resultados negativos las han hecho desaparecer del mundo mediático. Un juez emitió medidas cautelares para que se prohibiera solicitar o recibir información de la supuesta Marcela.

33 años después

Estas apariciones de familiares han sido el detonante para que de nuevo se vuelva a investigar y buscar treinta y tres años después a la mujer de Luisito Rey y madre de Luis Miguel y de su hermano Sergio. Este proceso ya lo hizo años atrás el propio Luis Miguel sin resultado positivo, o eso afirmó. Nunca ha querido entrar en este tipo de polémicas ni responder cuando le han preguntado por ella. La mejor manera de recordar a su madre es honrar su memoria, dicen los que forman parte de la intimidad del artista.

En el último capítulo de la serie emitida en Netflix, el cantante recibe en el hospital, tras la muerte de su padre, un sobre donde se supone aparece toda la información acerca del paradero de su madre. Una investigación que habría ordenado a una agencia de detectives y que daría por cerrado el caso. De ahí que al saber la verdad Luis Miguel también haya dado por finiquitado el caso. Realidad o ficción, la vida de uno de los artistas más importantes en el mundo latino vuelve a estar de actualidad.