Gente

Sarkozy se sincera en sus memorias: “Carla tuvo la amabilidad de no tomarme como un loco”

El ex presidente francés escribe sus dos pasiones: la política y las mujeres

El ex presidente francés escribe sus dos pasiones: la política y las mujeres

Publicidad

Retirado de la vida política desde su derrota en las primarias de la derecha en 2016, el ex presidente francés Nicolas Sarkozy, de 64 años, recupera el foco mediático que le es tan querido con “Passions” (”Pasiones”, L’Observatoire), libro en el que repasa su vida pública y destapa detalles de sus relaciones sentimentales.

No son unas memorias, según él mismo ha precisado, sino un relato sin orden cronológico ni temático en el que salda cuentas consigo mismo, con sus ex parejas y con sus adversarios políticos en 359 páginas “sin acritud ni maldad”. Esta recopilación de recuerdos llega sin un programa político definido y coincide con el reciente anuncio de que será juzgado por corrupción y tráfico de influencias.

Publicidad

Publicidad

Sarkozy, que fue presidente de Francia entre 2007 y 2012, contrajo matrimonio tres veces y tiene cuatro hijos. Primero se casó con Marie-Dominique Culioli en 1982, con quien comparte dos (Pierre y Jean); después en 1996 con Cécilia, madre de Louis; y, por último, en 2007 con Carla Bruni, con quien tuvo una niña, Giulia.

“Me he casado tres veces, lo que no es, evidentemente, un buen ejemplo a seguir. Pero, cada vez, me he comprometido al máximo y, necesariamente, para siempre. No ha funcionado, a menudo por mi culpa, pero al menos siempre he sido sincero y he estado totalmente comprometido”, asegura en la obra.

Publicidad

“Mi mujer [Cécilia] deseaba otra vida. Yo acababa de ser elegido. El divorcio era la única salida razonable”, explica. “Decir que en aquella época la actitud de Cécilia me sorprendió es poco. No lo vi venir. No me imaginaba anunciando a los franceses mi divorcio recién elegido”, sostiene. Sin embargo, no hay que olvidar que antes del divorcio, los Sarkozy ya estuvieron separados una temporada. Ambos rehicieron sus vidas junto a otras personas, intentaron ser discretos, aunque con Sarkozy a las puertas de la presidencia, Cécilia se vio obligada a acompañar a su marido en su aventura política.

“Mi ambición siempre ha sido grande, pero nunca me ha hecho renunciar a mis sentimientos”, recalca el ex jefe de Estado. De hecho, Sarkozy conoció a Carla Bruni, de 51 años, un mes y medio después de divorciarse de Cécilia. “Ahora puedo decir que existe el amor a primera vista”, escribe. Bruni le conquistó por su “elegancia y amabilidad”. Dos meses y medio después la cantante y el ex mandatario se casaron. Sobre esto, dice Sarkozy que “Carla tuvo la amabilidad de no tomarme como un loco”.