¿Qué son las criptomonedas y cómo funcionan?

Manual básico para adentrarse en el mundo de las monedas digitales

Representación de ethereum, dogecoin y bitcoin
BERMIX STUDIO/UNSPLASH
11/05/2021
Representación de ethereum, dogecoin y bitcoin BERMIX STUDIO/UNSPLASH 11/05/2021 FOTO: BERMIX STUDIO/UNSPLASH BERMIX STUDIO/UNSPLASH

Las criptomonedas, también conocidas como criptodivisas o criptoactivos, son un medio de intercambio digital que cumple la función de una moneda. Haciendo uso de la criptografía para proteger y verificar las transacciones, además de controlar la creación de nuevas unidades. La tecnología “blockchain” en la que se basa, permite crear una red de dispositivos sin necesidad de un servidor central y localizado que los conecte entre sí. Es una especie de libro de contabilidad que registra las operaciones de compra y venta. Para registrar estos movimientos, deben ser aprobados por el resto de participantes de la red “bloque”. Y, una vez que la información es ingresada en ellos, ya no podrá borrarse, solo se podrán agregar nuevos registros. Permitiendo un modelo descentralizado y de seguridad entre participantes que no se conocen ni confían entre sí, lo que posibilita tener una moneda sin una autoridad central. Estas monedas no están disponibles físicamente y debes recurrir a un servicio de billetera digital de criptomonedas, que no está regulado para almacenarlas.

Cada criptomoneda tiene su propio algoritmo, el cuál es el que gestiona la cantidad de nuevas unidades que se emiten cada año. Por ejemplo, el Bitcoin reduce por dos la cantidad que se produce cada cuatro años, sólo se emitirán un total de 21 millones de Bitcoins. Esto es una diferencia fundamental con las monedas convencionales, puesto que los bancos modifican su valor a su libre albedrío. Esto le da más capacidad de generar valor frente a unas monedas que pueden devaluarse cuando los bancos quieran.

¿Qué son las wallet?

Una wallet o cartera digital es en realidad un software o aplicación que puede almacenar, enviar y recibir monedas encriptadas. El caso es que, a diferencia de las billeteras físicas, lo que realmente se almacena en ellas es la clave que nos da propiedad y derechos sobre la criptomoneda y nos permite usarlas para realizar operaciones. En otras palabras, basta con conocer las claves para poder transferir este tipo de monedas. La pérdida o robo de las claves puede significar la pérdida de las criptomonedas, haciendo imposible su recuperación. Hay dos tipos de billeteras: calientes y frías. La diferencia entre los dos es que la primera está conectada a Internet, mientras que la segunda no.

¿Qué es la minería de criptomonedas?

Este concepto se refiere al proceso requerido para verificar las operaciones realizadas a través de dichos activos digitales. Por ejemplo, si tomamos el caso de la moneda Bitcoin: su minería se basará en la verificación y registro de transacciones en el registro “blockchain”. En resumen, minar criptomonedas significa resolver con éxito los problemas matemáticos que surgen. El minero que lo ejecuta recibe criptomonedas a cambio.

¿Cómo se calcula el valor de las criptomonedas?

El valor de la criptomoneda depende de la oferta, la demanda y la participación del usuario. Este valor se forma en ausencia de un mecanismo efectivo para evitar su manipulación, como el mecanismo que existe en el mercado regulado de valores. En muchos casos, los precios también se forman sin apoyo de información pública. Al hilo de la regulación, las criptomonedas no tienen la consideración de medio de pago, no cuentan con el respaldo de un banco central u otras autoridades públicas y no están cubiertas por mecanismos de protección al cliente como el Fondo de Garantía de Depósitos o el Fondo de Garantía de Inversores. En otras palabras, no tiene un valor real. Además, en un mercado tan volátil como el de las monedas digitales se hace muy difícil lograr prevenir cómo fluctúa el valor de una criptomoneda. Quien invierte en este tipo de activos digitales debe tener muy claro que esta forma de inversión representa un riesgo al capital. Pues, así como puede haber un incremento en su valor en un momento dado, como está ocurriendo con el bitcoin, el cual se aproxima a máximos históricos ante el debut de su primer ETF de futuros en Estados Unidos. También puede devenir un desplome inesperado y acabar con las esperanzas de capitalización de ahorro de los inversores.