El Supremo de EE UU rechaza revisar el fallo sobre el tesoro entregado a España

El Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó hoy la petición realizada por Odyssey y otros demandantes para que se revisara el fallo que obligó a la empresa estadounidense a entregar al Estado español un tesoro compuesto por 595.000 monedas de plata y oro.

"Esto hace que la decisión de devolución del tesoro a España sea absolutamente final", aseguró a Efe el abogado James Goold, que defiende los intereses de España en esta causa, tras darse a conocer este lunes la decisión de la corte estadounidense.

Con el rechazo del Supremo se agotan las vías con que la empresa de exploración submarina cuenta en EEUU para tratar de recuperar el tesoro rescatado de la fragata "Nuestra Señora de las Mercedes".

Por el momento Odyssey no ha informado de si buscará alguna otra vía ante organismos internacionales para tratar de recuperar un tesoro que hasta ahora le han negado todas las instancias a las que ha recurrido. Un portavoz de la compañía dijo a Efe que necesitaba tiempo para pronunciarse.

El tesoro está en España desde el pasado 25 de febrero, cuando llegó procedente de Florida (EEUU) a bordo de dos aviones Hércules, que aterrizaron en la base militar madrileña de Torrejón de Ardoz en medio de una gran expectación.

Con la llegada del cargamento de "Nuestra Señora de las Mercedes", hundida en 1804 frente a Portugal por un barcos ingleses, se cerró una batalla legal de cinco años entre el Estado español y Odyssey por el mayor tesoro jamás rescatado del fondo del mar, valorado en 500 millones de dólares (unos 380 millones de euros).

Previamente un equipo de técnicos españoles se trasladó a Tampa (Florida) e inventarió durante tres días el contenido del pecio del navío español. El cargamento estaba formado en gran parte por 595.000 monedas de reales y escudos acuñados en Perú a finales del siglo XVIII, entre otros materiales que fueron extraídos del mar por Odyssey en 2007.

En 2009, el juez de Florida Steven Merryday falló a favor de España y determinó que el tesoro le pertenecía, aunque hubiera sido Odyssey la que lo hubiera rescatado del fondo del mar.

A mediados de febrero pasado, tras encajar Odyssey una derrota tras otra en todos los tribunales a los que había recurrido, el juez Mark Pizzo decretó la ejecución de la sentencia por la que la compañía estadounidense debía liberar el tesoro.

Además de Odyssey, también se opusieron a la entrega del material varios particulares que se decían herederos de los propietarios originales del cargamento, pero sus causas también han ido siendo rechazadas por las distintas instancias judiciales de EEUU.

El Gobierno de Perú había presentado también una apelación ante el Supremo de EEUU al considerar que el cargamento de la fragata era en origen peruano. La máxima instancia judicial también rechazó en febrero pasado este reclamo.

Aspecto central en la victoria de España fue la labor de recopilación de legajos, testimonios bibliográficos y documentales relativos a la historia de "La Mercedes", así como la eficaz defensa realizada por James Goold, abogado del Gobierno español en este caso denominado "Cisne negro".

Punto medular de la reclamación de Odyssey fue siempre que "La Mercedes"no navegaba en misión militar cuando fue hundida, sino que lo hacía en misión comercial, por lo que, según la empresa, la carga no estaba sujeta al principio de inmunidad soberana.

Pero siempre prevaleció la argumentación del Estado español. Desde el Tribunal de Distrito de Florida hasta el de Apelaciones de Atlanta y el Supremo, todas las instancias judiciales estadounidenses han dado la espalda a Odyssey.

Aunque España ha recuperado el grueso del tesoro queda pendiente una pequeña parte que Odyssey dejó en Gibraltar antes de trasladar la mayoría a Tampa y que ha sido valorada en cerca de 140.000 euros (186.500 dólares).