Los juegos abandonan las consolas y prosperan en las redes sociales

En pocos años los juegos han pasado de ser una plataforma de ordenadores y consolas, con un público minoritario, a reinar en las redes sociales.

«Ingenius» es un juego de habilidad mental y visual que  ofrece la posibilidad de retar a los contactos de la red social. En «Sports City» el jugador puede construir su propia ciudad deportiva, liderando equipos entre un total de ocho deportes diferentes.
«Ingenius» es un juego de habilidad mental y visual que ofrece la posibilidad de retar a los contactos de la red social. En «Sports City» el jugador puede construir su propia ciudad deportiva, liderando equipos entre un total de ocho deportes diferentes.

Zed, empresa española especializada en videojuegos y formada por profesionales que llevan más de dos décadas involucrados en el sector, deja de forma voluntaria su participación en juegos para consolas para dedicar buena parte de sus recursos, más de siete millones de euros y 300 empleados, para presentar «iZ», marca bajo la que ha creado el mayor estudio de desarrollo y producción europeo de juegos para redes sociales con el que producirá nuevos títulos.

Los artífices del éxito del videojuego «Commandos» o de la espectacular película de animación «Planet 51», han visto cómo el futuro de los videojuegos se aleja de las pantallas del televisor para dirigirse a los navegadores de los ordenadores, algo que cambiará drásticamente el perfil del jugador habitual. Es cierto que no se puede afirmar con rotundidad sobre la posible desaparición de las consolas, pero Zed parece no haberse equivocado con su apuesta cuando, en pocas semanas, «Ingenius» su primer juego para redes sociales, ha alcanzado el medio millón de jugadores en todo el mundo. Y no lo ha hecho con un título bélico o deportivo, sino con un juego que analiza la memoria, la percepción, el cálculo y la lógica, a la vez que permite a los jugadores compartir sus resultados con otros usuarios.

La popularidad de las redes sociales, en especial Facebook, ha permitido afianzar un nuevo modelo de negocio con juegos gratuitos a los que se dedican unos pocos minutos de forma diaria. El beneficio económico surge cuando el jugador quiere acceder a determinados niveles, conseguir nuevos accesorios o incrementar la dificultad del mismo y para ello debe realizar pequeños pagos, inferiores a un euro, pero que ha permitido a empresas como Zynga, creadores de «Farmville» para Facebook, convertirse en una de las empresas más rentables, hasta el punto que Google ha invertido recientemente 100 millones de dólares en la empresa con la vista a desarrollar nuevos juegos para el popular buscador de internet.

Hace unos días, Peter Molyneux, una de las personas más influyentes del mundo en el sector de los videojuegos, hablaba con LA RAZÓN sobre el vuelco que han dado los videojuegos hacia el mundo on-line en los últimos años. «El mayor número de jugadores está en redes sociales como Facebook. Ahora 56 millones de personas juegan a "FarmVille", 46 millones a "Phrases", 36 millones a "Texas HoldEm Poker"... Estas personas no jugaban antes a nada». Y añade como vaticinio de lo que nos espera «En un futuro cercano, la forma en la que el jugador se gasta el dinero cambiará. Cada vez habrá más personas que, en vez de gastarse 70 euros en un disco, preferirán hacerlo de forma fraccionada en juegos on-line».


UN JUEGO CADA DOS MESES
«Ingenius» y «Sports City» han sido los primeros de un ambicioso proyecto con el que se pretende lanzar un nuevo título cada dos meses. Según Javier Pérez Dolset, presidente y CEO de Zed, «con este proyecto pretendemos crear juegos que vayan más allá de lo que existe en la actualidad, incluyendo novedades que todavía no se han visto en el mercado, tanto por calidad visual como integración de plataformas». Y es que para Zed, la empresa española presente en 61 países, y que atesora más éxitos y experiencia en el sector, las posibilidades de negocio para las consolas serán cada vez más escasas. En cambio, con una inversión que supone la décima parte del presupuesto habitual para consolas se puede acceder a los quinientos millones de usuarios que tiene una red como Facebook.