Aznar: Europa ve ahora a España como «un riesgo sistémico»

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha lamentado hoy que el "radicalismo ideológico aplicado con una buena dosis de adanismo frívolo"por parte del Ejecutivo haya llevado a Europa a mirar a España con recelo y perplejidad y a considerarla "un riesgo sistémico".

Aznar ha hecho estas consideraciones en su intervención en el acto de presentación del libro escrito por el exembajador de España en Estados Unidos Javier Rupérez titulado "Memoria de Washington", y en el que ha abogado por el cambio como el antídoto ante la crisis que vive España.

El presidente de honor del PP ha lamentado que el país esté padeciendo las consecuencias de malas decisiones y "conductas irresponsables"que le han sumido en una "crisis profunda"y esté viviendo un momento de regresión no sólo económica.

Para él, el momento actual es el peor de España en su historia reciente y se vive un deterioro de su posición internacional tras episodios como "la renuncia a la posición adquirida por España en la nueva Unión Europea".

Aznar ha instado a que España ponga todo su empeño en reforzar las relaciones entre Europa y Estados Unidos y, para ello, ha invitado a que vuelva a ser una fuerza de estabilidad y crecimiento del proyecto europeo.

"España debe ser firme partidaria de una moneda estable, un ejemplo de disciplina, rigor y seriedad económica en general y presupuestaria en particular, y ha de ser un motor de las reformas estructurales por convencimiento, no por imposición".

No hay futuro fuera del euro
Para él, no hay futuro para España fuera del euro y no hay futuro para Europa sin el euro, y, por ello, el país ha de asumir como propios todos los compromisos que hacen posible la moneda única. "No estaríamos en la misma situación si quienes nos han gobernado en los últimos años hubieran asumido con seriedad los compromisos que democráticamente asumimos como nación al entrar en el euro", ha recalcado.

También ha reprochado que las relaciones con Estados Unidos pasaran de "la fobia patológica a un servilismo rayando en el culto a la personalidad"y ha dicho que "no deja de tener su gracia"que la pertenencia al G-20 se presente como un logro de la política exterior cuando fue una iniciativa del para algunos "innombrable"ex presidente estadounidense George W. Bush.

Aznar ha lamentado igualmente que la política exterior española haya desatendido políticamente a Iberoamérica, y ha considerado imprescindible revertir "la fascinación por los peores regímenes y los autócratas más extravagantes". En ese momento ha recordado el "aval prestado a la dictadura cubana"y ha homenajeado al disidente Orlando Zapata al cumplirse ayer un año de su muerte.

Hacer reformas imprescindibles y no buscar culpables

Para él, no se trata ahora de buscar a los culpables de esta situación ("que -ha dicho- ya se sabe dónde están"), sino encontrar soluciones y hacer reformas económicas imprescindibles y cambios para hacer viable y eficaz el sistema autonómico. A su juicio, la confianza y las expectativas de cambio serán las claves que permitan recuperar el crédito que la economía española necesita "como agua de mayo".

El ex presidente del Gobierno se ha referido a la situación que vive el norte de África por el "hartazgo"de sus poblaciones ante regímenes autoritarios o dictatoriales y ha dicho que es un momento de incertidumbre y riesgos, pero también de esperanza.

Ante ello ha advertido de que el fundamentalismo islámico puede intentar aprovecharse y ha considerado que esta debería ser una clara oportunidad para que Estados Unidos y Europa trabajen juntos.

También se ha referido al terrorismo internacional y ha aprovechado para destacar que hay lecciones muy útiles que deben seguirse, como que "no es posible derrotar al terror legalizando parte del terror o aceptándolo en las instituciones". Además, ha defendido que la ley evite que los terroristas utilicen el Estado de Derecho para acabar con él.