Unos «okupas» se enfrentan a dos años de cárcel

SEVILLA- La clausura del edificio ocupado en la calle Muro de los Navarros, que fue desalojado por la Policía Nacional el martes, ha desembocado en una petición de dos años de cárcel para cuatro de los seis detenidos posteriormente, cuando trataron de «ocupar» una casa de Pasaje Mallol como protesta por el primer desalojo policial. Esta acción se produjo de manera paralela a una manifestación por las calles de la ciudad para defender este movimiento y criticar la actuación policial.

 Tras pasar ayer a disposición judicial, la Fiscalía de Sevilla pidió, además de esa pena de prisión, una multa de 2.160 euros para cada uno de los «okupas», quienes se negaron a declarar ante el titular del juzgado de Instrucción número 3, que fijó para el próximo día 31 de este mes el juicio rápido. La solicitud del Ministerio Público estima que los acusados son responsables de un delito de atentado a agente de la autoridad, aunque no ha pedido el pago de cantidad alguna en concepto de responsabilidad civil, ya que los policías no han aportado parte alguno de lesiones.

A las puertas de los juzgados del Prado de San Sebastián esperaba a los detenidos un grupo de amigos y simpatizantes del Centro Social Ocupado y Autogestionado (CSOA) «La Huelga», que había funcionado en los últimos años en el edificio ahora desalojado de Muro de los Navarros.
En los últimos meses, las críticas sobre la gestión de «La Huelga» se habían incrementado debido a que los vecinos se quejaban del ruido que generaban las actividades que allí se realizaban, entre las que destacaba una sala de fiestas denominada «Sabotaje».

Tras salir de los juzgados, varios de los detenidos aseguraron que durante el desalojo de la vivienda de Pasaje Mallol fueron agredidos por la Policía, pese a que los «ocupas» no opusieron ninguna resistencia y, según ellos, sólo trataban de colocar una pancarta contra las entidades bancarias. Este colectivo tiene previsto hoy mostrar fotografías y vídeos que prueban los hechos.

 

Prohíben una nueva acampada en la Encarnación
La Subdelegación del Gobierno prohibió ayer la concentración y el desarrollo de actividades culturales que el movimiento 15-M tenía previsto realizar en la plaza de la Encarnación con motivo del primer aniversario de este grupo ciudadano. El movimiento 15-M recurrirá esta decisión ante el Tribunal Supremo.