Investigación sencilla por Iñaki Zaragüeta

La Razón
La RazónLa Razón

Ni investigación, ni gaitas. A veces, no hay que ser muy despabilado para saber quién es el culpable. Me refiero a la noticia que publicaba el miércoles el diario Levante de que Bancaja estudia acciones legales contra el filtrador del contenido del acta del Consejo de Administración de esta entidad financiera, en la que José María Mas Millet realizó una dura crítica contra José Luis Olivas por su gestión al frente de la sociedad.
El documento lo dio quien lo tenía: el secretario del Consejo, el secretario de organización o el Banco de España, personas que están libres de sospecha. Entonces ¿quién?. Pues quien pidió que se le facilitara. Y por ahí van los tiros con diana fácil. Normalmente, un miembro del órgano rector, al que Bancaja, según mi amigo Rogelio, tiene perfectamente identificado. Puede que hasta lo solicitara por escrito.
La historia no tiene excesivo recorrido, si no fuera por que los Estatutos de Bancaja prohíben dar a conocer lo que se debate en su Consejo. Pero el diablo existe. Así es la vida.