Se revisan las condiciones laborales de los empleados públicos para ser más eficientes

Sólo podrán ampliar su edad de jubilación los que sean aptos y necesarios

Los consejeros Sáez Aguado y Pilar del Olmo presiden la Mesa de Negociación de Empleados Públicos
Los consejeros Sáez Aguado y Pilar del Olmo presiden la Mesa de Negociación de Empleados Públicos

Valladolid- Agilizar procesos concursales. Reordenar el trabajo de los sanitarios, especialmente los de Atención Primaria, para que puedan reforzar zonas de salud que no son las suyas o las urgencias cuando sea necesario; facilitar la conciliación laboral y familiar; rejuvenecer el personal médico, pero sin perder la aportación tampoco de aquellos profesionales solventes y de reconocido prestigio que están en edad de jubilación.
Todas estas medidas y algunas más son las que la Junta de Castilla y León propuso ayer a los sindicatos en la Mesa de Negociación de los Empleados Públicos, con el objetivo de conseguir una administración pública más eficiente y que preste los mejores servicios a los ciudadanos con el menor coste posible.


Para mejorar la conciliación laboral y familiar, el Gobierno regional regulará las vacaciones de los empleados públicos. Al eliminarse los conocidos como ‘canosos' en la Ley de Función Pública estatal, Castilla y León se adapta a ella y propone veintidós días de vacaciones que pueden cogerse en dos periodos de siete días como mínimo y, otros siete, de forma suelta como desee cada empleado público para sus gestiones.

Para rejuvenecer el personal de empleados públicos, la Junta propone una serie de requisitos a aquellos profesionales que estén en edad de jubilación (65 años) pero que quieran prorrogar su servicio cinco años más. Hasta este momento, con la propia voluntad del interesado bastaba, pero ahora se valorará también la actitud de estos empleados públicos, su prestigio y su solvencia y aportación al sistema sanitario.

En el caso de la Sanidad, la Consejería ha diseñado el Plan de Prolongación en el servicio activo que se aplicará durante los próximos seis años y afectará a unos 7.000 trabajadores, que ya tienen o cumplirán los 65 años, la edad legal de jubilación. Sacyl ha planteado someter a los profesionales a una prueba para determinar su capacitación y criterios adicionales como las necesidades asistenciales, su papel investigador o en la organización. No obstante, será flexible con los profesionales más activos y los que tengan menos de 67 años. Igualmente, se derogará una orden de 1988 que establecía cubrir con interinos las vacantes en los equipos de Primaría, algo que, en opinión del consejero Sáez Aguado, dificulta el proceso de reordenación de este servicio en el que trabaja su departamento. También, introducirá más flexibilidad en el Estatuto Jurídico de los empleados públicos para que las plantillas se puedan modificar no sólo en el último trimestre del año.

Otra de las modificaciones que pretende la Junta es de agilizar y simplificar los concursos de traslados de empleados públicos que exigen mucha preparación y resolución, ya que suelen alargarse hasta un año. Se mantiene la obligación de organizar un concurso al año como mínimo, pero ahora se abre la puerta a la posibilidad de desarrollar convocatorias específicas en función de las necesidades. Por ejemplo, si hace falta personal en el Ecyl, pues se organiza en menos tiempo un concurso específico para esta función. Por otro lado, la Junta dará luz verde también a otras reformas que afectan a la compensación sobre las rebajas salariales por incapacidad temporal. Aquellos trabajadores que lleven unos tres meses de baja no sufrirán un recorte en esta compensación. Quedan exentos de este complemento los embarazos, las intervenciones quirúrgicas y las quimioterapias o radioterapias. La Junta aprobará en las próximas semanas estas medidas, muchas de las cuales se empezarán a aplicar de manera inmediata y otras a partir del 1 de enero de 2013.