Adelanten las elecciones

La Razón
La RazónLa Razón

Nada indica que los socialistas puedan adelantar las elecciones generales a noviembre, excepto su insistencia en decir que no lo harán, porque ese sí que es un síntoma de que podrían recurrir al anticipo si las cosas se ponen muy feas y sus intereses cuadran con ese posible adelanto. Pero insisto, nada hace pensar en ello y, menos, después del debate sobre el Estado de la Nación en el que Zapatero ha vuelto a reiterar su intención de agotar la legislatura. Al presidente del Gobierno se le puede pedir por activa y por pasiva, que no moverá ficha bajo ningún concepto, ya que quiere pasar a la historia con al menos algún que otro gesto que el país le reconozca. Otra cosa sería que la situación económica empeorara hasta límites de intervención europea, que esperemos que no, porque sólo llegado ese momento Zapatero arrojaría la toalla. Entretanto, seguimos en lo que estábamos, es decir, acercándonos al abismo cada día más sin que nadie ponga remedio. Sin que nadie de los que lo pueden hacer, porque los demás, que es pedir el adelanto electoral, ya lo hacemos cada día. Tendremos que esperar a que el PSOE encuentre su momento y Zapatero el suyo, para que entonces nos llamen a las urnas que son las que tienen que hablar en estos tiempos de crisis al margen de nuestros políticos.