Detenido uno de los capos más importantes de la Camorra

La captura del hijo del célebre «Sandokan» supone «un golpe durísimo para los Casalesi y para toda la Camorra».

Un policía escolta a Nicola Schiavone, considerado el heredero al frente del poderoso clan camorrista de los Casalesi
Un policía escolta a Nicola Schiavone, considerado el heredero al frente del poderoso clan camorrista de los Casalesi

ROMA- Roberto Saviano dormirá un poco más tranquilo a partir de ahora. La detención en la madrugada de ayer de Nicola Schiavone, capo del clan camorrista de los Casalesi, supone una liberación para el joven y genial autor de «Gomorra», ya que fue esta familia mafiosa la que juró asesinarle por haber hablado de ellos en su libro. Schiavone, hijo del célebre padrino «Sandokan», fue arrestado por la Policía en su chalet-búnker de Casal de Príncipe, la localidad campana cercana a Caserta donde tienen su cuartel general los Casalesi.El mafioso, al que se acusa de haber ordenado a sus sicarios que asesinaran a tres de sus hombres que pensaban abandonar el clan, no ofreció resistencia a la Policía. Vivía obsesionado por su seguridad en una lujosa casa blindada, dotada de cámaras en las esquinas y el más moderno equipamiento de seguridad. Esta obsesión se debía a que temía, sostienen los investigadores antimafia, sufrir un ataque por parte de un grupo rival o que las autoridades, como finalmente ha ocurrido, consiguiesen echarle el guante. Schiavone pasaba la mayor parte de su tiempo en un amplio salón que había habilitado a modo de taller. Allí pintaba cuadros, sobre todo de temática religiosa, aunque también de paisajes y de estilizadas figuras femeninas. El gusto por la pintura, como por la actividad criminal, lo heredó de su padre, actualmente en prisión, quien es también muy religioso y realiza cuadros de santos y vírgenes. Según ha contado la Policía, el «padrino» de los Casalesi no tuvo reparos en reconocer su derrota cuando vio que los agentes ocupaban su vivienda y le cerraban las posibles vías de fuga. «Dijo que éramos demasiado fuertes para él», han explicado los investigadores. La captura de Schiavone fue celebrada con júbilo por el ministro de Justicia, Angelino Alfano, quien se olvidó de la presunción de inocencia y dijo que el arrestado era «un peligroso delincuente». «Su captura supone un golpe durísimo para los Casalesi y para toda la Camorra», comentó Alfano.

El arrepentido Spatuzza, sin protección- Hace unos meses se convirtió en el mafioso más célebre de Italia al acusar a Silvio Berlusconi y a su mano derecha, Marcello Dell'Utri, de colaborar con la mafia siciliana para que ésta «tuviera a Italia en sus manos». Gaspare Spatuzza, antiguo capo de Cosa Nostra y hoy colaborador de la Justicia, seguro que se arrepiente ahora de sus palabras, ya que debido a un error de forma se ha quedado fuera del programa de protección a mafiosos arrepentidos. Ahora sólo le queda contar las horas hasta que Cosa Nostra le haga pagar por haber roto la «omertà», la ley del silencio.