Griñán no se moja en la controversia Moreno-Navarro en la lista de Jaén

La Razón
La RazónLa Razón

Sevilla- El presidente de la Junta y secretario general del PSOE-A, José Antonio Griñán, salió ayer al paso de la controversia sobre las listas al Parlamento por Jaén, donde el ala adscrita a Gaspar Zarrías no tiene ninguna voluntad –más bien lo contrario– de incluir a la consejera de Presidencia, Mar Moreno. Salió al paso, pero sin mojarse. Sólo dijo que si sus cuatro consejeras quieren, formarán parte de su próximo gobierno en caso de que gane las elecciones autonómicas del 25 de marzo.

Durante la visita a la localidad sevillana de Casariche, afirmó que «pocas personas tienen la fuerza parlamentaria» que tienen ellas y que calificó de «impresionante», aun a riesgo «de que se puedan molestar los consejeros» por decirlo. Las consejeras actuales del Gobierno andaluz son cuatro: Mar Moreno, de la Presidencia, Micaela Navarro, de Igualdad y Bienestar Social, María Jesús Montero, de Salud, y Clara Aguilera, de Agricultura y Pesca.

De esta forma, Griñán optó por echar balones fuera sobre una polémica que va a crecer a medida que avance la confección de las listas. El resultado del 38 Congreso federal socialista ha dejado en una buena posición de salida a gran parte del sector crítico, que apostó desde el principio por Alfredo Pérez Rubalcaba. Zarrías ha sido uno de los señalados escuderos del secretario general del PSOE en el cónclave y ha ejercido su fuerza en el aparato socialista para recabar apoyos. En la estela rubalcabista han estado el ex presidente andaluz Manuel Chaves o el secretario provincial del PSOE de Cádiz, Francisco González Cabaña.

Micaela Navarro, sin estar significada en el sector crítico, sí que se decantó también sin fisuras por Rubalcaba, junto a la consejera de Salud, María Jeús Montero, y el consejero de Cultura, Paulino Plata.

A Mar Moreno le está pasando factura haber apostado tan fuerte, desde el minuto uno, por Carme Chacón. Estuvo en el acto de presentación en el municipio almeriense de Olula del Río, de donde dijo salir «emocionada» por el discurso de la dirigente catalana, y posteriormente ha hecho una defensa acérrima.

Ahora es el sector crítico de la órbita de Zarrías el que tiene más ventajas a la hora de pedir y de negociar, amparados en el paraguas de Alfredo Pérez Rubalcaba.
El caso de Mar Moreno es paradigmático de cómo le ha influido el posicionamiento interno dentro del partido a la hora de proyectarse en los últimos meses. Moreno sóno en su día como sustituta de Chaves, parecía que era la mujer en la que estaba pensando el ex presidente de la Junta para relevarle, su ascensión de consejera de Eduación a consejera de la Presidencia, la «número dos» del Ejecutivo, también la situó en la rampa de salida para coger el testigo si se daba el caso. Y ahora, ya se da practicamente por hecho que será Micaela Navarro la que encabece la lista y no está ni siquiera claro si Moreno va a estar.