MENÚ
domingo 21 julio 2019
01:35
Actualizado

CiU y ERC votaron hace dos meses en contra de la Fiesta y ahora protegen los festejos con toros. ICV, PP y C's denuncia su «incoherencia» y tachan de «electoralista» su actitud

Cataluña blinda los «correbous» después de probihir las corridas

El Parlament aprueba una proposición de Ley que blinda los festejos taurinos que no causan la muerte del animal.

  • El tripartito se dividió en la última votación de la legislatura. PSC y ERC a favor de los correbous, ICV en contra
    El tripartito se dividió en la última votación de la legislatura. PSC y ERC a favor de los correbous, ICV en contra

Tiempo de lectura 4 min.

23 de septiembre de 2010. 04:14h

Comentada
23/9/2010

BARCELONA- Hace 57 días el Parlament dejó vistas para sentencia las corridas de toros. En dos años, la Fiesta desaparecerá de las plazas catalanas en aras de la defensa de los derechos de las animales. Sin embargo, ayer, la misma cámara que acabó con los toros, blindó los «correbous» contra los deseos de los colectivos animalistas. Con 114 votos a favor de los 135 de la cámara, el Parlament aprobó una proposición de  Ley que protege los «correbous» y prevé un seguido de medidas para garantizar la seguridad de los asistentes a los «correbous» y de los toros. En la última votación de la legislatura, el tripartito volvió a  votar dividido.

Los socialistas, en su mayoría, mantuvieron el mismo voto que emitieron en la votación antitaurina del pasado mes de julio, y se pronunciaron  a favor de la protección de los «correbous». Sin embargo, CiU dejó de lado la libertad de voto que dio en la votación de las corridas  y votó unida a favor de los correbous. Lo que para sus diputados supuso pasar de votar a  favor de la abolición de los toros a proteger los correbous en menos de dos meses. Lo mismo que ocurrió con Esquerra.

A pesar de haber votado en dirección contraria, ICV –en contra– y PP y C's –a favor–, coincidieron a la hora de señalar la incoherencia de republicanos y convergentes e incidieron en que la única intención que persiguen con el cambio de posturas es «hacerse perdonar» la supresión de las corridas. Más contundente fue el diputado del PP Josep Bertomeu, que reprochó que algunos partidos sean capaces de preocuparse por los derechos de los animales y no por los de las «criaturas» víctimas del aborto. ERC y CiU se defendieron de los ataques subrayando que la diferencia entre ambas practicas radica en la muerte del animal e insistieron en que la nueva norma pretende introducir medidas para «modernizar» los «correbous» y «adaptarlos a los nuevos tiempos». De esta manera, intentaron zanjar los comentarios que apuntan a la voluntad «electoralista» del cambio de postura de CiU y ERC a pocas semanas de las catalanas.

Quien también cambió de postura respecto a la votación del pasado mes de julio sobre las corridas de toros fue el conseller de Economía, Antoni Castells. En aquella ocasión Castells se desmarcó del sentir general de su partido y se abstuvo en la votación. En cambio, ayer Castells se unió a sus compañeros y apostó pro proteger los «correbous». Por su parte, la diputada del PSC Manuela de Madre no participó de la votación, mientras que los miembros de Ciutadans pel Canvi –a excepción de Antoni Comín que erró su voto– se desmarcaron de sus socios del PSC y votaron en contra de los «correbous».

Tal y como pasó con la votación de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) antitaurina, los pasillos de la cámara catalana se encontraban a reventar. Propietarios de ganaderías, alcaldes de localidades donde se celebran «correbous» y  aficionados abarrotaban la tribuna del Parlament. También se encontraban allí aficionados a los toros como el presidente de la Plataforma para la Promoción y la Difusión de la Fiesta, Luis Corrales, que criticó el carácter «identitario» de la medida e insistió en la intención de los pro taurinos de llevar la prohibición de las corridas al Constitucional.

Últimas noticias