Historia

Buñuel en confianza

El director y el mundo del cine protagonizan la biografía de Carrière«Para matar el recuerdo»Jean-Claude CarrièreLumen320 páginas. 24,90 euros. 

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

A Jean-Claude Carrière le fascina la palabra «cursi» porque sus matices son intraducibles. Le fascina también Toledo, los acoplamientos de ciertas especies de arácnidos, «El jardín de las delicias» de El Bosco, El Quijote, los porrones de vino, el sol castellano y el carácter, a la vez vehemente y enigmático, de los españoles. Después de leer sus memorias hispánicas cualquiera diría que habitamos un país interesante. Claro está que la mirada de este hombre curioso resulta un tanto sesgada: buena parte del libro está dedicada a su fértil colaboración con Luis Buñuel, que duró quince años, desde «Diario de una camarera» hasta «Ese oscuro objeto del deseo». Y con ese excepcional compañero de viaje, a cualquiera le amarga España.
Todo lo que nos faltaba por saber de Buñuel, incluso a los que hemos leído con la boca abierta «Mi último suspiro», lo cuenta Carrière. Sus hábitos de trabajo, sus costumbres domésticas, sus manías, sus odios, sus devociones. La anécdota hace al monje, y el guionista francés, que es un gran contador de historias, hilvana aventuras y chascarrillos para elaborar el retrato de un genio que fue hombre.

Por extensión, también escribe la crónica de un país que empezó a frecuentar cuando el desarrollismo estaba maquillando su tristeza de espíritu. Por estas páginas no sólo pasa Buñuel, sino también sus acólitos Fernando Rey y Paco Rabal, un par de cineastas españoles de opuesto pedigrí (desde Jesús Franco a Fernando Trueba) y un fantástico director checo, Milos Forman, co-autor del guión de una película desastrosa como fue «Los fantasmas de Goya».
Lluvia de piedras

Es un pasaje conmovedor: la enorme modestia retórica del guionista de «Belle de jour», su voluntaria falta de rigor cronológico y sus digresiones entrañables se visten de luto para explicar lo que a él le parece inexplicable. O sea, que una película hecha al mismo tiempo con afecto y dedicación, que intentaba ofrecer una visión imparcial del extremismo ideológico, fuera recibida con una lluvia de piedras por la crítica de todo el mundo. Es de sabios reconocer los errores.

 

Sobre el autor
Es uno de los guionistas más prestigiosos e internacionales del cine francés. Además de Buñuel, ha colaborado con Milos Forman, Louis Malle y Schlondorff
Ideal para...
Los que deseen reconciliarse con la cultura española
Un defecto
Su idealización, a veces, de la idiosincrasia española
Una virtud
La vívida y cómplice descripción de su amistad y colaboración con Luis Buñuel
Puntuación 8