Urbanismo apoyará un pacto entre vecinos y la US si lo respalda el TSJA

Sevilla- Tres años después de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ordenara la paralización de las obras de la biblioteca que la Universidad de Sevilla quería construir en el Prado de San Sebastián, el PSOE insiste en que hay otras alternativas a la demolición del edificio diseñado por la arquitecta iraní Zaha Hadid.

El TSJA dio de plazo hasta el próximo día 29 para llegar a una solución de consenso entre los vecinos y la Hispalense para determinar qué hacer con la infraestructura ya realizada. La idea de la Universidad de Sevilla (US) es poder consensuar una ejecución de la sentencia para salvar la inversión de seis millones de euros realizada. Una posición con la que se lograría recuperar el parking de 80 plazas que ya está hecho y utilizar las instalaciones para posibles negocios de restauración.

En este contexto, el PSOE se mostró ayer dispuesto a defender la postura de la Universidad dejando a un lado la sentencia del TSJA y los intereses de los vecinos. En este sentido, Juan Espadas, portavoz municipal del Grupo socialista, criticó la «pasividad» y «cobardía» del actual equipo de Gobierno en este asunto, a quien retó a reconocer si la sentencia del TSJA entiende que hay otros caminos alternativos al derribo, tesis que defienden los socialistas, que estiman que al Ayuntamiento «le corresponde velar por el interés general de los sevillanos y decidir urbanísticamente lo que ha de haber allí». Espadas cree que la postura de Urbanismo es la de «encogerse de hombros» y señala que la US «ya no puede hacer más».

Ante estas críticas, el concejal de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, le recordó a Espadas que la decisión del futuro de la biblioteca le corresponde al TSJA, por lo que entiende que la actitud de los socialistas pasa por una «insumisión hacia las decisiones de los tribunales». Para Vílchez, las intención del líder del principal partido de la oposición «continúa la senda que marcó el Gobierno del anterior alcalde socialista Alfredo Sánchez Monteseirín», mientras que el de Zoido «siempre es el primero que está por cumplir las leyes». Y es que el popular entiende que «esa voz que dice que derribar la estructura de la biblioteca es tirar el dinero invertido debería haberla alzado antes, cuando se hizo el proyecto de la biblioteca y cuando los vecinos, el PP, y después la Justicia, decían que era ilegal». Por ello, explicó que, por un lado, los vecinos solicitan al TSJA que se acate la sentencia, y por el otro, la US pide que se plantee otra fórmula, por lo que, «si hay acuerdo entre ambas partes, y ese acuerdo es ratificado judicialmente, el Ayuntamiento lo apoyará».