«Si Griñán no nos quiere recibir seguro que lo hará el señor Arenas»

Los cantaores se han puesto flamencos y se han plantado ante la Junta. Dicen que el dinero se lo reparten «unos pocos» y que en el Instituto Andaluz del Flamenco (IAF) «no tienen ni idea» de quién es quién en este mundo. ¿Enchufismo en uno de los feudos del socialismo? El cante, el baile y el toque capitaneados por «Pansequito», amenaza con una manifestación multitudinaria para que no se gasten el «dinero de todos» en unos cuantos

 
 

La queja del flamenco, «la misma/pena cantando/detrás de una sonrisa» del «Juan Breva» de Lorca ya no es contra los señoritos que le partían las guitarras o les azuzaban panteras. Ahora el desdén es contra los políticos.

–A la Junta le crecen hasta los flamencos...
–Llevamos mucho tiempo detrás de esto, lo que pasa es que hay mucho miedo a levantar la voz, pero nuestro futuro no puede estar en manos de unos señores que no tienen ni idea. Queremos que cuenten con nosotros, aunque ellos piensan que no tenemos categoría y que no llenamos los teatros.

–El IAF tiene un consejo asesor presidido por «Fosforito»...
–Bueno, para qué queremos un señor con la Llave de Oro del Cante que no defiende el flamenco. Aunque él no la ha ganado, se la han dado. Dice que no cobra dinero por ese cargo, vale, pero cuando le hemos pedido su apoyo ha dicho que no se quiere mojar. Debería devolver la llave. Y cobrar, cobra cinco o seis mil euros por dar conferencias.

–Todos los que se reunieron ante el IAF formarían un cartel de primeras figuras ¿Por qué no tienen todas las actuaciones que desearían?
–Porque se lo llevan todo cinco o seis. Los de siempre. Podría haber más trabajo pero lo habitual es que metan a los mismos.

–¿A quién se refiere?
–Pues a los que salen, los mismos de siempre. No voy a dar nombres porque los conocemos todos y además no tengo nada en contra de ellos. Se está jugando con el pan de muchas familias y eso es muy grave. Lo que hay que hacer es repartir el dinero. Antes, había muchos más festivales que ahora y el flamenco estaba más dignificado. Por ejemplo, en la televisión lo ponen a las dos de la mañana ¿Quién va a vernos?

–¿Se sienten maltratados por la Junta?
–Totalmente. La directora del IAJ, María de los Ángeles Carrasco no nos quiso ni recibir. ¿Le parece poco maltrato ése?

–Cuando nombraron al flamenco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad sí les abrieron las puertas de la sede.
–Entonces nos llamaron a todos, claro. Pero ese galardón es patrimonio de mi generación, no de ellos, qué sólo salen en la foto. Desde ese día, «San Silvestre no te acuerdes más de éste», con todo lo que hemos luchado...

–Antes la queja era con los señoritos y ahora es con los políticos.
–Pero si es que esto está igual que entonces. Son como los señoritos de antes pero con dinero público. Lo que no puede ser es que se les den subvenciones a quien les interesa. Encima, nos dicen que nosotros no tenemos credibilidad. Entonces yo, que he sido el triunfador de la Bienal de Flamenco de Sevilla ¿quién soy? Tengo 32 discos grabados y premios nacionales no sé cuántos. ¿Qué pasa, que la trayectoria no vale? ¿Todos los de mi generación y los que vienen detrás son tontos?

–¿Al frente de ese organismo quién debería estar?
–Gente que sepa. Porque nosotros somos los que sabemos de esto. Deberíamos dar nuestra opinión, al menos, para elaborar los carteles y hacer un mejor reparto.

–El muerto se lo han pasado a los peñistas. El IAF asegura que ellos no hacen los carteles.
–Eso no es así. Los peñistas siempre han sido unos señores sin dinero para contratar y ahora no reciben casi nada.

–Ustedes aseguran que la Junta sólo contrata a unos pocos ¿Por qué al resto no?
–No lo sabemos, pero la organización
de los conciertos funciona así. O te pones el carné en la boca o no cantas. Eso es así.
–¿Hay cantaores que llevan el carné del PSOE en la boca?
–¡Claro! Son los únicos que van a trabajar. Yo nunca he querido saber nada de los políticos. Así les dan 40.000 0 30.000 euros en subvenciones. Mira, lo malo es que después de todo, nos dicen que nosotros no sabemos nada de flamenco. La que ésta equivocada es usted, señora o señorita Carrasco. No sabe na-da de na-da.

–¿Se sienten parte del Movimiento de los Indignados?
–Pues la verdad es que sí.

–Se han llevado un chasco...
–Multiplicado por diez. Además, ya ha hablado el señor Griñán, que ha dicho que no tenemos razón. Pues no sé quién la tendrá entonces.

–¿Cuál es el segundo paso?
–Iremos al Parlamento andaluz en septiembre. Visto lo visto, si Griñán no nos quiere recibir seguro que lo hará el señor Arenas.

–¿Cambiará el palo con Arenas?
–Pues no lo sé, pero lo más seguro es que nos recibirá. Aquí tienen que cambiar las cosas, hay que dar aires nuevos. Esto no puede seguir de esta manera.

–¿Es rentable el cante?
–Antes sí, ahora no. Ellos tienen su sueldo todos los meses y sus indemnizaciones. Nosotros no tenemos nada