Ascienden a 20 los muertos por la represión en Siria según el grupo opositor

Al menos veinte personas murieron hoy a causa de la represión policial del régimen sirio, nueve de las cuales fallecieron en la provincia central de Homs, informó el grupo opositor Comités de Coordinación Local.

En un comunicado, la fuente aseguró que cuatro de las víctimas mortales perdieron la vida en la provincia de Hama, también en el centro del país, a causa de los disparos del Ejército.

El grupo anunció, asimismo, que tres personas fallecieron en la provincia meridional de Deraa, dos en poblaciones cercanas a Damasco y otras dos en la provincia norteña de Idleb. Por su parte, el también opositor Observatorio sirio de Derechos Humanos informó de la muerte de catorce personas, en lugares diferentes al de los Comités.

Según esa organización, ocho personas perdieron la vida en Homs, en la mayoría de los casos por heridas de disparos que habían recibido en días previos. Dos civiles murieron por disparos en Idleb, uno cerca de la localidad de Saraqeb y el otro tras ser atacado el sábado en un puesto de control cerca de la población de Sarmin.

Además, el Observatorio dio cuenta del fallecimiento de un joven por balas en un puesto de control en la provincia de Deir al Zur, en el este del país, y de otro en la zona de Rif Damasco, en el oeste. Asimismo, informó del arresto, en la ciudad de Homs, de Mohamed Judor, decano de la Facultad de Ingeniería Química de una universidad local.

La agencia oficial de noticias Sana, por su lado, señaló que las fuerzas de seguridad arrestaron a dos supuestos terroristas e hirieron a varios en un intercambio de tiros mientras éstos trataban de atacar un oleoducto cerca de la ciudad de Hama.

Además, el presidente sirio, Bachar al Asad, nombró hoy a nuevos gobernadores en Idleb y en Rif Damasco, en los alrededores de la capital, según Sana, que no aportó los motivos de dichos cambios.

La enésima jornada de violencia en Siria arrancó este domingo después de que anoche cientos de personas se manifestaran en Damasco en apoyo a las protestas en Homs, uno de los bastiones de la oposición al régimen, donde el sábado murieron doce personas.

Según la oposición, las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los congregados y arrestaron a decenas de activistas y manifestantes. Estas informaciones no han sido confirmadas oficialmente ni han podido ser contrastadas independientemente debido a las restricciones impuestas por el régimen de Damasco a los periodistas.

Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen de Bachar al Asad, que se han cobrado la vida de unas 3.000 personas, según las últimas cifras de la ONU.