Europa

Vuelve el Liverpool de siempre

Kenny Dalglish sustituye a Roy Hodgson en el banquillo de Anfield. Con él como entrenador, el equipo ganó su última Liga en 1990

Roy Hodgson deja de ser entrenador del Liverpool
Roy Hodgson deja de ser entrenador del Liverpool

Madrid- «Sólo hay un Rey y el hombre que se ha ganado el derecho a sentarse en el trono de Anfield es Kenneth Mathieson Dalglish». Así describe la página web del Liverpool a Kenny Dalglish. «Con un delicado toque de balón y un cerebro privilegiado para el fútbol, Kenny Dalglish es considerado por la mayoría de los seguidores del Liverpool como el mejor jugador de la historia del club», añade la web oficial de los «reds». Además, desde ayer, Kenny Dalglish es el nuevo entrenador del Liverpool en sustitución de Roy Hodgson.

Dalglish asume el cargo a punto de cumplir 60 años y después de no haber ocupado un banquillo desde el siglo pasado. Su último trabajo como entrenador fue en 2000 cuando el Celtic, el otro equipo de su vida, lo reclamó para sustituir a John Barnes. Hasta ahora, y desde 2009, se ocupaba de la cantera del Liverpool, un cargo para el que lo recomendó Rafa Benítez. Si es que Dalglish necesita alguna recomendación en su casa.

Ahora, después de 10 años sin entrenar y veinte después de abandonar el banquillo del Liverpool, el club de Anfield ha recurrido a él para devolver al equipo el glorioso pasado que gente como él ayudó a construir. Como jugador ganó tres Copas de Europa, un éxito que no pudo repetir como técnico. Se hizo cargo del equipo después de la tragedia de Heysel y hasta 1991. En ese tiempo, el Liverpool estaba sancionado sin competir en Europa, pero compensó la ausencia de triunfos internacionales con tres Ligas, las últimas del club (85-86, 87-88 y 89-90), dos Copas y un fútbol espectacular. Aquel equipo que terminaba en Beardsley, Aldridge y John Barnes fue uno de los más atractivos de la historia de los «reds». Durante su etapa como técnico vivió otra de las grandes tragedias de la historia del Liverpool, la de Hillsborough, en la que murieron 96 aficionados cuando el equipo iba a disputar una semifinal de Copa.

«Buena suerte, King Kenny», le deseaba ayer en Twitter Xabi Alonso. Los jugadores españoles aprendieron a admirar al Liverpool a través de gente como Dalglish. Y la admiración es recíproca. «Es el mayor impacto de la década», dijo hace sólo unos meses de Fernando Torres. Al «9» del Liverpool le explicaba en sus primeros meses allí cómo convivía con su condición de mito: «Mientras no seas una leyenda en tu cabeza no hay problema». Y se lamentaba de no haber podido ver nunca un partido en «The Kop», el mítico fondo del estadio de Anfield. «Siempre quise estar en ‘‘The Kop'', pero nunca pude hacerlo. Sólo pude cuando la grada estaba vacía. Mi hijo sí que pudo estar allí. Lo dejé con alguien que lo cuidó y estuvo con él en ‘‘The Kop'' durante un partido. Alcanzó un sueño que yo nunca podré vivir», confesaba en 2007. Porque los héroes no pueden mezclarse con mortales.


Estreno contra el United
El Manchester United será hoy el primer rival de Dalglish. Old Trafford espera hoy al Liverpool para resolver su eliminatoria de Copa. En el banquillo de enfrente, Alex Ferguson, que ya era el técnico del Manchester cuando Dalglish abandonó el Liverpool hace 20 años. «Estamos encantados de que Kenny haya aceptado entrenar al equipo hasta final de temporada. No es sólo un futbolista legendario, sino además uno de los tres entrenadores más exitosos de nuestra historia», comentó el propietario del club, John Henry. «Estoy muy triste por no haber sido capaz de poner mi sello al equipo», confesó Hodgson.