Los partidos catalanes exigen a Mas que aclare la financiación de CDC

El PSC denuncia un «triángulo mágico» entre Convergència, el Palau de la Música y la adjudicación de obras.

CDC desmintió ayer la relación entre el caso Palau y la financiación de su partido. Los partidos catalanes piden a Mas que dé la cara.
CDC desmintió ayer la relación entre el caso Palau y la financiación de su partido. Los partidos catalanes piden a Mas que dé la cara.

BARCELONA- Ha llegado el momento de que Artur Mas dé la cara. Así lo exigieron ayer PSC, PP, ERC e ICV después de unas informaciones aparecidas que aseguran que el ex presidente del Palau de la Música, el encarcelado Fèlix Millet, controlaba desde sus despachos las obras públicas adjudicadas por CiU –en especial, las relativas a la L9 del Metro y a la Ciudad de la Justicia–. Algunos documentados, publicados ayer por «El Periódico», revelan supuestas comisiones del 4 por ciento y un presunto desvió de fondos a personas vinculadas a CDC y a su fundación afín, la Ramon Trias Fargas, que ahora se denomina CatDem.Todos los partidos se mostraron alarmados por estas revelaciones y coincidieron en reclamar a Mas que dé explicaciones. De nada sirvió el comunicado emitido por CDC en el que negó «la veracidad de estas informaciones» y consideró que se quieren «construir cortinas de humo con la finalidad de ensuciar el buen nombre de nuestro partido».Pero el desmentido no convenció al resto de partidos. «Hay demasiadas evidencias de que, efectivamente, se podría haber estado desviado dinero de obra pública para la financiación de Convergència a través del Palau de la Música», dijo el diputado del PP Santi Rodríguez, que también exigió las comparecencias de dos ex consejeros de Obras Públicas, Felip Puig y Peres Macias.El PSC también habló de «las evidencias» que apuntan a un «triángulo mágico» entre el Palau, la concesión de obra pública y la fundación de CDC. «Mas ya no puede salirse por la tangente. Tiene que explicar qué pasó, cómo pasó y si él también lo sabía», dijo el portavoz de los socialistas catalanes, Miquel Iceta.La posibilidad de que Convergència se anotara comisiones del 4 por ciento trajo a la memoria de los dirigentes de ERC aquella famosa acusación de «ustedes tienen un problema y se llama 3 por ciento» que Pasqual Maragall formuló en el Parlament en alusión a los cobros ilegales de CDC por conceder obras. «Parece que Maragall se quedó corto», dijo, irónicamente. En este contexto se retomarán mañana los trabajos de la comisión de investigación en Parlament.