El alcalde promete cuatro nuevos aparcamientos para esta legislatura

Sevilla- El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, acompañado por el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, y el responsable de Seguridad y Movilidad, Demetrio Cabello, anunció ayer la construcción de cuatro aparcamientos en las zonas de mayor demanda –San Martín de Porres; junto al Hospital Macarena; Avenida del Cid/Prado de San Sebastián; y Luis Montoto y entorno– en el plazo de entre «dos años y medio y tres». La inversión de cada infraestructura rondará los seis millones de euros.

El equipo de Gobierno huyó de planes de aparcamientos como los de la anterior etapa –en la que se anunciaron decenas de parkings de los que, finalmente, apenas se han completado tres, dejando en muchos casos a los vecinos con una fianza de 1.000 euros empatantanada- y se ciñó a lo seguro, concreto y rentable para «evitar el calvario del plan anterior».

Se trata, según el Ayuntamiento, de un proyecto «realista y viable» en plazos y en forma. Tras la ejecución de un «estudio de la demanda» y la «localización de suelos públicos» –importante, ya que el anterior Gobierno proyectó aparcamientos en terrenos privados, donde no se podía construir–, las zonas prioritarias establecidas por el Gobierno municipal son San Martín de Porres, con el objetivo de que «sea compatible con el Metro» y tenga «acceso directo» al suburbano; el entorno del Hospital Macarena; el eje Avenida del Cid-Prado de San Sebastián, que pasa por el de construcción más complicada por la complejidad de los suelos; y el área de influencia de Luis Montoto. Se trata de «áreas de influencia», no de lugares concretos. Se han tenido en cuenta criterios como el «retorno de la inversión», el «déficit» de estacionamientos rotatorios y para residentes, la zona azul, los «centros de atracción» y «la accesibilidad». El Consistorio estudiará más emplazamientos, anunció Zoido.

Los aparcamientos tendrán carácter mixto, para residentes abonados y plazas rotatorias, y la demanda mínima será de 350-400 plazas. No obstante, se estudiarán proyectos de más envergadura, si se presentan y «si es técnicamente viable». «Nunca menos plazas pero sí más», recalcó el alcalde. En tres meses, estará la licitación, que rondará los 40.000 euros, tras los anteproyectos de construcción considerando el impacto en los espacios públicos.
Posteriormente, saldrán a concurso. El plazo de ejecución previsto es de dos años y el presupuesto de cada obra rondará los seis millones de euros. A finales de octubre se espera estar «resolviendo el primer concurso». Sumando los tres meses de los estudios previos y el bienio de ejecución, los parkings estarán «en 2,5 o tres años». El Ayuntamiento procurará «que las molestias no sean pesadillas». La concesión que se baraja es la de, aproximadamente, 40 años. El concurso será de libre concurrencia y se valorará no sólo «la mejor oferta» sino «garantías de solvencia», tras la adjudicación de decenas de aparcamientos en los anteriores mandatos a la empresa anteriormente conocida como Resipark y después como Equipark. Sobre el conflicto judicial abierto, el delegado de Movilidad, Demetrio Cabello, aseguró que la empresa «no va a facilitarnos la labor» de rescatar la concesión. A partir del 20 de noviembre, se impone «la vía ejecutiva». Entre los litigios abiertos, hay uno por «abandono de obra». Los avales, señaló Cabello, están «en Riga y Gibraltar». «En septiembre», por otro lado, se analizará «la forma de explotación» del aparcamiento de la plaza de Rafael Salgado. El del Valle también cuenta «con más solicitantes que plazas» y «saldrá a concurso». El objetivo: «restaurar la injusticia a 1.500 familias».

El alcalde se refirió a uno de los aparcamientos de los que viene hablando en los últimos meses, el de la Alameda, indicando que está «en condiciones de ofrecer ese suelo porque hoy por hoy no se puede construir ese parking». Zoido aludió «al rigor técnico y jurídico». «Si lo hubiera tenido el anterior Gobierno, no estaríamos pendientes de devolver la ilusión frustrada y 1.000 euros de fianza», criticó el regidor. Los cuatro aparcamientos anunciados «ya tienen toda la viabilidad técnico-jurídica», recalcó Zoido, que señaló, asimismo, que las nuevas infraestructuras acarrearán la revisión de la ordenación del tráfico –sentido único, zona azul– de las zonas afectadas en función «de las plazas y las necesidades». Se trata de aparcamientos que «ya tenían que estar construidos y en tiempos de crisis nos va a tocar a nosotros hacerlos», manifestó.