La boda de Darek y Susana Uribarri está cerca por Jesús MARIÑAS

Patricia Rato, en la gala de los premios «Telva»
Patricia Rato, en la gala de los premios «Telva»

Sigue generando comentarios la inexplicable ausencia de las Infantas Elena y Cristina en los premios «Telva». Eran la tradicional guinda a una noche de glamour exacerbado que, como los buenos vinos, gana con el tiempo. De ahí las felicitaciones a Covadonga O'Shea –con un impecable diseño azul que realzaba su cintura– y Nieves Fontana, a punto de sacar al mercado la edición mexicana de la revista para mujeres más antigua de España. Creó escuela y hasta las «chicas Telva», tan gratas para Paco Umbral, se convirtieron en heroínas, como fue el caso de Pitita, Victoria Vera o Sisita Milans del Bosch. Todas ellas parecen reliquias ahora renovadas en esta pasarela donde Patricia Rato, vestida por Ladrón de Guevara, siempre fiel a los encajes negros, negó el último rumor que la relaciona con el hombre al que llaman Pavito: «Es harina de otro costal», me dijo escandalizada. Marisa Jara llamó la atención con un rojo escandaloso, mientras que Ivonne Reyes rió con Bertín Osborne y Fabiola; ¿qué se estarían diciendo?

Por su parte, Lorenzo Caprile recibió efusivos mensajes a través de una improvisada estafeta sorpresa que organizó la revista. Saben simultanear bien una gala con premios y juegos, y si en años anteriores montaron una verbena, en otro improvisaron un taller de modistas donde Eugenia Montoro y Adriana Abascal realizaron corte y confección. En la citada estafeta, a través de vetustos mostradores, se ofrecían cartas y postales para enviar mensajes. Caprile fue de los que más tuvo, incluso hay quienes se lo entregaron en mano.

Agatha Ruiz de la Prada llamó la atención con un traje con motivos norteamericanos, «sólo le falta la antorcha», señalaron los presentes mientras ella pasaba revista con aire despistado, aunque no se le escapó ningún detalle. Ni el look de la duquesita de Feria, con ondas y melena a lo Veronica Lake, ni tampoco la cremosa distinción de Mayrén Beneyto, madrina de la diseñadora Marta de Diego, el nuevo genio valenciano. Mariló Montero destacó con un diseño de Roberto Diz y Pilar Rubio sorprendió con una desenfadada cazadora negra en piel gastada y demostró una vez más que el éxito no se le ha subido a la cabeza, como tampoco el apellido a Simoneta Gómez-Acebo, quien asistió al evento cual princesa destronada con un faldón avolantado muy ampuloso. Darek, también presente, me confirmó su inminente boda con Susana Uribarri y me dijo: «Tú no puedes faltar».

Por su parte, Carmen Lomana desmintió su enfado con Dior: «Todo lo ha inventado una periodista a la que no doy bola», aseguró. Se trató de una noche donde las abundantes gasas fueron entibiadas por estelas de pelo como las de Nieves Álvarez o María León, a parte del renard rojo de Judith Mascó. Y es que el tiempo inestable despista mucho.