«Dos piscinas olímpicas» desembocan a diario desde las cloacas a Doñana

WWF denuncia que tres municipios vierten sus aguas residuales al parque

Sevilla- «Contaminación del agua en Doñana». Así se titula un informe elaborado por WWF España, en el que se han evaluado los vertidos sin depurar de los municipios onubenses de Almonte, Rociana del Condado y Bollullos par del Condado para extraer conclusiones «preocupantes», según fuentes de la organización. No en vano, en ese documento se advierte de que «aproximadamente 40.000 habitantes» de esas localidades, ubicadas en el entorno del espacio natural de Doñana, «vierten sus aguas sin depurar al Arroyo del Partido», lo que supondrían unos 5 millones de litros contaminados, «el equivalente a 2 piscinas olímpicas por día», aseveran desde WWF. Una cifra que podría duplicarse, apuntan, en «la época de la recogida de la fresa, cuando la zona recibe la visita de miles de trabajadores».

Se trata de una de las principales vías fluviales del parque natural que desemboca en la Marisma del coto y en la que «se realiza el conocido bautizo de los rocieros en el puente del Ajolí», detallan.

En el informe, la organización ecologista explica que las aguas residuales provienen tanto de los hogares particulares como de industrias localizadas en los mencionados municipios. De su análisis se desprende que «llevan mucho fósforo y nitratos, con concentraciones que multiplican hasta en ocho veces la cantidad máxima admitida en la normativa actual», expone a LA RAZÓN el portavoz andaluz del Proyecto Doñana, Juan José Carmona. Fecha en 2001 el primer estudio sobre depuración de aguas relativo a Doñana llevado a cabo por esta organización y lamenta que «11 años después hayamos comprobado sobre el terreno que el problema no está totalmente solucionado». Y añade más datos: «La Estación Biológica de Doñana detectó componentes residuales de medicamentos en un informe propio, a lo que hay que sumar el gran problema de calidad de las aguas del Guadalquivir que tienen un elevado índice de contaminación de residuos vinculados a la agricultura y a las urbes».

Tanto Carmona como WWF insta a las administraciones a «coordinarse» para «finalizar de inmediato las obras y la puesta en marcha de las depuradoras» en ese enclave. Lamentan que «tras más de una década de intentos fallidos, repetidos informes científicos y dinero público gastado, ingentes cantidades de aguas fuertemente contaminadas sigan vertiéndose sin depurar en el corazón del humedal más importante de Europa». Para el secretario general de la organización, Juan Carlos del Olmo, «es una vergüenza y un escándalo internacional que un lugar Patrimonio de la Humanidad como Doñana reciba directamente los vertidos de las cloacas». Piden un plan integral para purificar las aguas residuales «de urbanizaciones legales, ilegales y de las casas de temporeros agrícolas» y avisan: denunciarán los hechos ante la Fiscalía, la UE y todo los organismos que «velan por Doñana».