El Consejo de Política Fiscal y Financiera «importante pero no extraordinario»

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha dicho hoy que la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que preside esta tarde es "muy importante"pero "no extraordinaria".

Montoro hizo estas precisiones al llegar a la sede de su Ministerio, donde desde las 16.30 horas, con media hora de retraso sobre el horario previsto, se reúne con los consejeros de Economía o Hacienda de las comunidades autónomas, para analizar los planes de ajuste que han tenido que hacer para cumplir con el objetivo de déficit del 1,5% que el Gobierno les exige para este año.

"Vamos a comprobar la disposición de las comunidades autónomas para cumplir con ese objetivo", recalcó Montoro a las decenas de periodistas que aguardaban su llegada. "Eso supondrá -insistió- apostar por la continuidad de los servicios públicos y por la continuidad y garantía del Estado del bienestar".

En su opinión, se trata de un Consejo "no extraordinario"que se enmarca "dentro de la relación normal que existe en el Estado de las autonomías".

Montoro preside una reunión que ha despertado la máxima expectación y que llega precedida por un "ir y venir de papeles"entre los técnicos del Ministerio y las comunidades autónomas, un intercambio de información que no ha cesado hasta poco antes del inicio de esta cita.

A la reunión, que se celebra en el complejo ministerial de Cuzco, donde tienen sedes Economía y Competitividad; Industria, Energía y Turismo; y Hacienda y Administraciones Públicas, asisten los responsables económicos de las autonomías, que tienen la responsabilidad de defender sus cuentas ante el Consejo.

La previsión es que sea una reunión larga, ya que el CPFF estudiará uno por uno los planes de ajuste. Ayer, el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, se mostró optimista con los resultados de la reunión y dijo que la mayoría de los planes eran "satisfactorios".

Las dos últimas comunidades que han anunciado ajustes en sus presupuestos para este año han sido Andalucía, gobernada en coalición por PSOE e IU, que recortará 2.500 millones de euros, y Cataluña, que el martes hacía pública su tercera oleada de recortes, por importe de 1.500.

Decenas de periodistas aguardaban en la calle la llegada de los consejeros autonómicos. Los de las comunidades gobernadas por el PP se habían reunido horas antes, en la sede de la calle Génova, con la secretaría general del partido, María Dolores de Cospedal, y con el ministro Montoro.

Lo mismo hizo el PSOE en su sede de Ferraz, donde la secretaria de Economía y Empleo, Inmaculada Rodríguez Piñero, y el de Relaciones Institucionales y Política Autonómica, Antonio Hernando, citaron a los consejeros de Economía y Hacienda de Andalucía y País Vasco, Carmen Martínez Aguayo y Carlos Aguirre, respectivamente.

En las últimas semanas, se ha reiterado desde el Gobierno la necesidad de que las comunidades cumplan el objetivo de déficit para este año del 1,5 %, y tanto el presidente Rajoy como el ministro Montoro han coincidido en destacar que, de no ser así, se corre el peligro de la intervención.

Cristóbal Montoro dijo que las comunidades deberán cumplir con el déficit igual que "el Gobierno de España, exactamente en las mismas condiciones".

Esa palabra tan temida, la intervención de las cuentas, fue usada el pasado día 12 por el Ministerio de Economía y Hacienda en una nota en la que informaba del encargo a la Abogacía del Estado y a la Intervención General para que estudiaran la aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, ante la imposibilidad del Gobierno de Asturias, en funciones, de aprobar su plan económico.