FC Barcelona

Ibrahimovic: «Guardiola no me habla»

No sé por qué no me quiere», se quejó Ibrahimovic después del Gamper. «Siempre hay una razón para las cosas», respondió Pep.

El capitán del FC Barcelona, Carles Puyol (i) entrega el trofeo conseguido al delantero brasileño del AC. Milan, Ronaldinho Gaucho, tras el partido, correspondiente a la edición 45 del trofeo Joan Gamper
El capitán del FC Barcelona, Carles Puyol (i) entrega el trofeo conseguido al delantero brasileño del AC. Milan, Ronaldinho Gaucho, tras el partido, correspondiente a la edición 45 del trofeo Joan Gamper

Guardiola se crió junto a Cruyff, aprendiendo de sus alineaciones, de aquellos fichajes de Romerito y Escaich, y de alineaciones como la de Lucendo. Por alguna extraña razón, Pep, que se cansó hace tiempo de Ibrahimovic, lo volvió a incluir entre los vivos, en la alineación titular del equipo que disputaba el Gamper.

Esperaba su resurrección, pero acabó más enterrado aún. Pep le puso a Villa al lado y fue el asturiano el que marcó el primer tanto del encuentro. Si la decisión de Guardiola era exhibirlo para venderlo mejor, no parece que sirviera de mucho. El sueco se siente un extraño en el Barcelona. No ha conseguido sentirse uno más. Es un señor demasiado alto en un fútbol de bajitos –aunque en realidad juegue como uno de ellos–, el fichaje más caro en la historia de un equipo construido desde la cantera. Un hombre llegado del frío hasta la orilla del Mediterráneo. Debió de sentir mucha envidia de Ronaldinho, que ayer recibió el aplauso de una afición que nunca le ha olvidado. Era un ídolo. Ibrahimovic es sólo un jugador más. Tuvo su oportunidad en la primera mitad. Marcar un gol le hubiera servido para reivindicarse, para demostrar que tiene un sitio y que es capaz de entenderse con todos los jugadores que le rodean. Incluido Villa.

Pero el árbitro anuló la jugada. Zlatan se sintió todavía peor cuando el delantero asturiano marcó. A un toque, como un delantero centro de verdad, en el área pequeña para empujar el centro de Adriano. Villa le da a Guardiola la movilidad que no le ofrece Ibrahimovic. Resuelve desde el extremo izquierdo y desde el puesto de delantero centro. El sueco sólo tiene una posición y a Pep le gusta mover a sus jugadores. Como hacía Cruyff, como se enseña en la escuela del Ajax, donde se educa a los chicos para que aprendan a ser futbolistas y no sólo especialistas. No tuvo suerte Ibrahimovic, que demostró que el gol es algo más que arte. El gol es un dato incluido en el código genético que permite que tipos como Filippo Inzaghi se ganen la vida en un campo de fútbol cuando su edad ya se acerca peligrosamente a los cuarenta años.

El Milan, que mantiene su costumbre de convertirse en un asilo para ilustres, encontró el empate en un pase de Seedorf a Inzaghi que el italiano remató de volea a la escuadra. Era el remate para el Gamper, que tuvo que decidirse en los penaltis. Los milanistas fallaron todos menos Yepes. Pirlo lo hizo de Panenka para que Pinto se sintiera orgulloso. Por el Barça marcaron todos menos Busquets. El trofeo se quedaba en casa.

-La bomba «Ibra». Después del partido llegó lo mejor, cuando Zlatan decidió explotar: «Guardiola no me habla. No sé por qué no me quiere. Yo no soy el problema. En seis meses, sólo he hablado dos veces con él». Y el técnico azulgrana contestó: «Siempre hay una razón para las cosas, pero no toca explicarla».

Hoy, probablemente, Ibrahimovic se marchará a Milán.


Laporta y Ronie, en casa
Era el homenaje a Ronaldinho, que se hizo la foto antes del partido junto a sus antiguos compañeros del Barcelona. El Camp Nou le recibió con una ovación que el brasileño fue devolviendo con un saludo mientras daba la vuelta al campo. Después, cuando lo cambiaron, se despidió de Guardiola con un choque de manos. También era el día para el regreso de Laporta, que recibió con Rosell la copa de la Liga del año pasado.



- Ficha del partido:
1. Barcelona: Pinto; Adriano, Puyol, Milito, Abidal; Iniesta, Jonathan, Maxwell; Jeffrén, Ibrahimovic y Villa. También jugaron en la segunda parte: Piqué, Pedro, Keita, Bojan, Fontàs, Thiago, Messi, Dani Alves y Sergio Busquets.

1. Milan: Amelia; Antonini, Thiago Silva, Nesta, Bonera; Boateng, Pirlo, Borriello, Ambrosini, Ronaldinho; y Huntelaar. También jugaron en la segunda parte: Roma (p), Oduamadi, Papastathopoulos, Inzaghi, Seedorf, Abate, Strasser, Yepes, Jankulovski y Merkel.

Goles: 1-0, min.46: Villa. 1-1, min.68: Inzaghi.

Lanzamientos de penalti (3-1): Messi (gol), 1-0; Seedorf (falla), 1-0; Busquets (falla), 1-0; Pirlo (falla), 1-0; Bojan (gol), 2-0; Yepes (gol), 2-1; Thiago (gol), 3-1; Jankulovski (falla), 3-1.

Árbitro: David Fernández Borbalán, del colegio andaluz. Mostró cartulina amarilla a Milito (min.61).

Incidencias: partido correspondiente a la edición 45 del trofeo Joan Gamper, que se disputó en el Camp Nou ante 96.195 aficionados, según datos facilitados por el FC Barcelona.

Antes del inicio del partido el Barcelona recibió la copa de la Liga que ganó el año pasado y los ocho mundiales españoles fueron homenajeados. También lo fue Ronaldinho, que acudió por primera vez al Camp Nou tras abandonar el Barcelona hace dos años, pero enfundado en la camiseta del Milan.

Al finalizar el partido, Ronaldinho y Messi se intercambiaron las camisetas y Carles Puyol le regaló al brasileño la copa del trofeo Joan Gamper.