Matas se siente engañado por Urdangarín

La Razón
La RazónLa Razón

Madrid- El ex presidente balear Jaume Matas siguió ayer los pasos de Diego Torres y se negó a declarar ante el juez que investiga el supuesto desvío de dinero público a través del Instituto Nóos. En un escrito remitido el pasado miércoles al juzgado, Matas defiende que los dos foros sobre turismo y deporte organizados por Nóos en 2005 y 2006 (que supusieron al Gobierno balear un desembolso de 2,3 millones de euros) «fueron beneficiosos» para la comunidad autónoma y se ajustaron «en todo momento a la legalidad». Para el ex presidente balear, que el Instituto Nóos fuese una fundación sin ánimo de lucro presidida por el duque de Palma, esposo de la Infanta Cristina, «ambos vinculados estrechamente a las Islas Baleares», suponía «la mejor garantía para confiar en el buen fin de los eventos». «Nadie podía tener la menor sospecha», añade, de que los responsables de Nóos actuaran de forma irregular en el manejo de los fondos públicos, «lo que de confirmarse sería una gravísima deslealtad con quienes confiaron en todo momento en su honorabilidad. Por otro lado, su abogado, Antonio Alberca, presentó ayer una queja ante el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, por el «quebrantamiento del deber» de los fiscales Anticorrupción de Baleares de actuar «con total imparcialidad». El letrado se queja de que Matas ha sido discriminado en relación a otros responsables políticos de Cataluña y Valencia con los que también contrató el Instituto Nóos, y que han sido citados como testigos, y no como imputados.