Primera División

Discrepancias

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Ya empezamos. Aparece Valdano tras la presentación de Ozil y afirma que ha terminado el capítulo de llegadas. El director deportivo dice que toca el de salidas. Veinticuatro horas después, aparece el entrenador y dice, aunque sin aspavientos, que necesita un delantero centro más, porque con Higuaín y Benzemá no tiene bastante. Primera discrepancia formal. Tras algunas diferencias de criterio respecto de los fichajes y la imposibilidad de complacer completamente al míster, porque alguna de sus peticiones no han sido posibles, nos topamos con que el equipo que desea no está completo.

Cuando Mourinho quiere un delantero más hay que preguntarse si lo que desea es un atacante o un jugador a quien sacrificar como hizo con Etoo ante el Barça.

Era natural que el entrenador exigiera. Si se le contrata, con traspaso desde el Inter, es porque se cree en él a pies juntillas y sus peticiones han de ser órdenes. A estas alturas contratar un delantero centro es complicado.

A Pellegrini le hicieron el equipo, o sea, los fichajes, y tuvo que tragar el sapo de no poder contar con los únicos jugadores que había pedido. Con Mourinho hay otra postura. Pellegrini llegó como tercera posibilidad y aquél fue contratado con toda clase de bendiciones, incluida la del presidente. Si no se le complace tal vez no tardemos en conocer su carácter. El que ha mostrado por donde ha pasado.