Carlos Lozano al son del jazz

Con «Chicago» se romperá el mito de que para ver musicales de gran formato hay que acudir a la Gran Vía.

«Cabaret», que dio bastantes tumbos por las autopistas nacionales, fue un aperitivo, pero ahora más de 35 ciudades podrán disfrutar del espectáculo que colgó el cartel de no hay billetes durante sus primeros cinco meses en la cartelera madrileña, lo que reportó 4,5 millones de euros para las arcas de Stage, un tanto necesitadas tras un par de proyectos fallidos. Como suele ocurrir en estos montajes de largo recorrido, toca renovar el reparto. Las agendas de Natalia Millán, Marcela Paoli y Manuel Bandera guardaban otros compromisos, así que Marta Ribera y María Blanco, dos de las intérpretes españolas con más recorrido en este género, asumirán las coreografías de Velma y Roxy. PrincipianteMayor sorpresa ha causado la elección de Carlos Lozano como Billy Flynn. «Es un abogado criminalista, el mejor del Estado de Chicago, que intenta sacar a mujeres asesinas de la cárcel, de las que estaba repleta en los años 20. Trata de hacer llegar al jurado y al público el estado en que se debían encontrar estas mujeres para asesinar a sus maridos o parejas», cuenta Lozano. María Blanco, otra de las nuevas incorporaciones, tercia: «Tanto Roxy como Velma son asesinas casuales, personajes muy reales y por eso llegan al espectador». Lozano paseó durante años sus hoyuelos por las pasarelas, hasta que la televisión lo convirtió en uno de los presentadores más populares. En su carrera como actor destaca la participación en «Todo sobre mi madre», de Pedro Almodóvar. El intérprete confiesa que ha tenido que pasar por ensayos maratonianos, y que afronta ese salto profesional con «ilusión y ganas», pero sobre todo con «mucha humildad». Un carisma enormeAunque no tenía ningún tipo de experiencia en este campo, asegura que «se me pasó por la cabeza viendo "Casanova", incluso pensé en producir un musical. Luego surgió la oportunidad de hacer el casting para "Chicago"; cuando llegué y vi a todos estos grandes cantantes, me quería ir a casa». No cabe imaginar un debut mejor, pues se trata de una de las piezas maestras de Bob Fosse, que se ha representado en 17 países, y sigue generando colas en Nueva York y Londres. Él ya ha aprendido que en las versiones que exporta Broadway, supervisadas por enviados de los creadores, «lo importante es no cambiar nada». Sus compañeras de reparto están tranquilas y cuentan que no ha necesitado de clases particulares para ponerse al nivel: «Tiene mucho talento y un carisma enorme», asegura Marta Ribera. El reclamo de Bob MarshallAdemás de los números espectaculares,los intérpretes reconocen que el éxito de la película de Rob Marshall (2002) ha servido como reclamo para el público. Eso sí, aunque interpreten los mismos personajes que Catherine Z-Jones, Renée Zellweger y Richard Gere, no es el mismo formato: «Es una obra maestra del cine, pero los espectáculos en vivo son otra cosa, una vía muy distinta para llegar al público. Además, el filme se hizo después, así que el musical aporta al espectador la idea de dónde salió la inspiración».