Cine

Torrente el brazo tonto de la ley es también un gigoló

Delgado (el orondo Segura ya no existe), simpático y listo como el hambre. El director e intérprete anda entusiasmado con la película de Dennis Dugan, que protagonizan Adam Sandler, en un doble papel, Katie Holmes y Al Pacino. Un medio pestiño inofensivo donde, sin embargo, él está que se sale. Y no sólo hablamos por las escenas donde aparece en bañador. «Cuando me propusieron el papel, querían comprobar cómo hablaba inglés. Yo entonces estaba rodando "Torrente 4"y grabé la prueba durante un receso, vestido como el personaje y en un cuartucho. Pensé: bueno, que sea lo que Dios quiera... Pero les pareció perfecto, les gustó hasta la peluca con el flequillito. Entonces me marché a Miami dos semanas, no tuve que engordar, ya iba ceporro por Torrente, y participé en ese crucero maravilloso que se ve en la cinta».

El desprecio de la Academia
Un «lujerío» en medio del cual Segura encarna a un castizo y rollizo gigoló/Torrente. Y aunque no comparte plano con la estrella (Segura sale poquito en el filme), «nos hicimos una foto juntos. La tomé con mi iPhone y da la impresión de que está recortada, por eso mis amigos piensan que es falsa, que se trata de photoshop».
Sobre trabajar en EE UU, lo tiene claro: «Aquí me he cambiado de ropa hasta en un váter, mientras que en Hollywood tenía mi propia ‘‘roulotte''... Yo pensaba: qué dispendio...». Lo dicho: no hay color entre ambas industrias: «Nuestro cine tiene subvenciones, aunque ellos protegen mucho el suyo. Estamos lejos de eso, empezando por el "stars system", que no hay, el marketing, y luego está que pueden vender las películas a todo el mundo. En las mías intento copiar lo que funciona en otras partes para que entretengan y posean a la vez una factura notable». No obstante, la Academia ha vuelto a «darle calabazas»: ni una insignificante candidatura a los Goya: «Hablar de injusticia me parece absurdo, ya que votan lo que quieren. Sin embargo, me parece triste que no haya sido nominada en categorías técnicas, como la fotografía, que es de calidad. Da la impresión de que es una especie de desprecio, pero no me voy a ir de la Academia, más que nada porque nadie me va a pedir que vuelva...», afirma con humor Segura, el autor, otra vez, de la película más vista en España. Sobre el «remake» americano, no hay nuevas noticias: «Sí, tienen comprados los derechos, el problema radica en que Sacha Baron Cohen, que la iba a hacer, tiene cuatro o cinco proyectos sobre la mesa... Se trata de un auténtico fan de Torrente, pero no para de trabajar. Tanto como yo de Adam desde que intervenía en el "Saturday Night Live", me fascina».