Sanidad aparca el aborto y ensalza la maternidad

El documento elaborado por el Ministerio apoya la eliminación del clásico sistema de «nidos» en las maternidades. 

El Ministerio recomienda el contacto entre la madre y el niño durante 50 a 120 minutos o, «al menos, hasta la primera toma de pecho»
El Ministerio recomienda el contacto entre la madre y el niño durante 50 a 120 minutos o, «al menos, hasta la primera toma de pecho»

Ni una palabra del aborto libre y sí muchas, en cambio, acerca de la necesidad de fomentar el contacto físico entre la madre y el bebé desde el momento del parto. La Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva –un texto con el que el Ministerio de Sanidad ha sembrado la polémica durante los últimos meses al ensalzar en su primera versión el «cibersexo» y al denominar en la última «criaturas» a los «recién nacidos» para evitar el sexismo–, es, sin embargo, respetuosa en extremo máximo en lo que se refiere a la interrupción voluntaria del embarazo.Ajeno a cualquier coqueteo con la ya conocida «Ley Aído», el documento que el Departamento que dirige Trinidad Jiménez tiene previsto aprobar en las próximas semanas mima con celo la relación de la progenitora con el neonato, y establece una completa serie de recomendaciones al respecto para que tal reto sea efectivo. El último borrador, a cuyo acceso ha tenido LA RAZÓN, aplaude por ejemplo la eliminación por parte de la mayoría de las maternidades de los hospitales españoles del sistema de nidos, «dada la evidencia del perjuicio que este modelo ocasiona al recién nacido, la mujer y el entorno familiar». En este sentido, elogia «el paso más allá» que están adoptando los servicios de obstetricia del país, al poner en contacto «piel con piel» a la madre con el bebé de forma inmediata «tras el nacimiento en los partos normales y muchos de los patológicos, dados los beneficios que aporta». El texto no se detiene ahí. Sanidad defiende también a capa y espada el amamantamiento, y promueve «la lactancia materna como la opción más saludable para la alimentación» del recién nacido. En este sentido, recomienda «colocar a las criaturas recién nacidas sobre el pecho desnudo de la madre inmediatamente tras el nacimiento, secarlo, ponerle un gorro y cubrir a ambos sin interferencias», y recuerda que los bebés sanos «no precisan de ningún tipo de reanimación y como fuente de calor actúa la propia madre». En este punto, especifica que el tiempo de contacto puede ser de entre 50 y 120 minutos, «o al menos hasta que se haya realizado la primera toma al pecho». El documento pone también en entredicho una moda en las maternidades: la de la ecografía en tres dimensiones. Al respecto, señala que «no demuestra ventaja sobre la ecografía convencional en dos dimensiones».

 

La «criatura» causa enfadoUno de los pocos puntos negros de la Estrategia de Salud Sexual es, como adelantó LA RAZÓN, la elección del término «criatura» en sustitución de «recién nacido» para evitar el sexismo. La responsabilidad de este cambio léxico es responsabilidad de Concepción Colomer, actual directora del Observatorio de Salud de la Mujer, un órgano adscrito a Sanidad. Fuentes del Ministerio explicaron a este periódico que la modificación no sólo provocó el enfado de numerosos técnicos, sino también el del secretario general, José Martínez Olmos. Nadie entiende, dicen, la necesidad de tal cambio.