Sin honores pero con el himno nacional

Miles de fieles abarrotaron ayer las calles de Toledo para asistir a la procesión del Corpus Christi, con el fin de renovar su fe y compromiso con la Iglesia.

Los cadetes de la Academia de Infantería de Toledo recibieron a la Custodia de Arfe con 12 salvas reales y entonaron el himno nacional
Los cadetes de la Academia de Infantería de Toledo recibieron a la Custodia de Arfe con 12 salvas reales y entonaron el himno nacional

Dos novedades acapararon la atención de los asistentes en la multitudinaria fiesta de Interés Turístico Internacional: el «debut» de María Dolores de Cospedal en su primer acto público como presidenta de Castilla–La Mancha y la interpretación del himno nacional por parte de la Unidad de Música de la Academia Militar de Toledo, que el pasado año entonó la banda municipal y que generó polémica y malestar.

A las 8:00 horas, el disparo de las bombas reales que da comienzo al desfile de la Custodia de Arfe, custodiada por el Cabildo Catedralicio. Los cadetes de la Academia Militar Toledana, que participan voluntariamente, la recibieron con 12 salvas reales y el himno de España en posición de firmes. A pesar de que el pasado año, debido al nuevo reglamento aprobado por Carmen Chacón el 20 de mayo, se les prohibiera presentar honores militares con armas, en esta ocasión el jefe de la formación pudo levantar el sable en forma de saludo. Según estimaciones del alcalde de la Ciudad, Emiliano García–Page, la celebración aglutinó a más de 100.000 personas en el casco histórico.

Embajadores «encantados»
Entre las visitas más destacadas, el embajador de Irlanda, Justin Herman, afirmó ser «un día muy especial para él» y el embajador de la República de Chile, Nearchos Palas, se sintió «encantado». Además de mostrarse «muy contento por la afluencia de visitantes», el alcalde reservó unas palabras para Cospedal, asegurando que los toledanos la acogerían con «mucho cariño». La líder del PP en Castilla–La Mancha, ataviada con mantilla negra, se convierte así en la primera mujer presidenta que desfila en la procesión.

Aunque lo habitual es que el dirigente de la Junta sea custodiado por algunos de sus consejeros, fueron el presidente de las Cortes, Vicente Tirado, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Vicente Rouco, quienes acompañaron a Cospedal a falta de nombrar gobierno. Sobre las 12:00 horas, tras oficiar el arzobispo toledano, Braulio Rodríguez, a Misa Pontifical en rito mozárabe en la catedral primada, el cortejo emprendió el camino por las calles toledanas, adornadas con tapices, mantones de manila, reposteros, flores, guirnaldas y cubiertas con los característicos toldos.

Cuando la comitiva llegó a la plaza de Zocodover, el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, criticó en su mensaje que «el enriquecimiento económico sea la única aspiración del corazón humano, mientras que el número de personas necesitadas no deja de crecer a causa de la crisis económica». Después de la bendición bajo el Arco de la Sangre, la custodia emprendió el camino al templo Primado, donde llegó a las 14:00 horas. Finalmente, y a modo de despedida, la Academia Militar toledana volvió a entonar el himno nacional.