Sandro Rosell logra la paz social en el Barcelona con su victoria

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Barcelona- La contundente victoria de Sandro Rosell en las elecciones del Barcelona celebradas el pasado domingo no sólo le garantizan seis años de mandato al nuevo presidente, sino que ha logrado poner la primera piedra en el primero de sus objetivos: «Unir a todos los sectores del barcelonismo y acabar con los "ismos"». Laporta acudió personalmente a felicitarle y darle un sorprendente abrazo y luego garantizó que no haría oposición. Ayer fueron dos de los tres candidatos los que se sumaron a este clima de paz que parecen haber logrado Rosell y sus 35.021 votos.Marc Ingla envió un comuni- cado en el que felicitaba al ganador de los comicios y afirmaba que ejercería de «buen barcelonista» a partir de ahora. «Seguiré la actualidad del club y ayudaré sin interferencias a su progreso social y deportivo», destacaba. También Ferrán Soriano, miembro de su candidatura, se expresaba en los mismos términos. «Colaboraré para lograr un ambiente de concordia; es lo que necesita el club», apuntó.Agustí Benedito se unió a sus rivales en la urnas y puso su granito de arena para lograr la armonía entre los distintos sec- tores del barcelonismo después de los comicios. «No ejerceré de opositor y haré todo lo que está en mis manos para ayudar a Sandro Rosell», destacó. El único candidato que no se pronunció fue Jaume Ferrer, muy afectado por los malos resultados del domingo. Pero si Laporta asegura que no pondrá «palos en las ruedas», es de suponer que él tampoco.El presidente electo, por su parte, disfrutó ayer de su segundo día en el cargo. Si el lunes por la tarde se reunía con Guardiola brevemente, ayer acudió al club para tratar sobre la actualidad de la entidad con Joan Laporta.