José Andrés en la cumbre del G-8

Cocinará para los mandatarios este sábado en la Casa Blanca

Exhibe en su casa el Oscar culinario, es decir, el prestigioso premio que otorga la Fundación James Beard de Nueva York, junto a la medalla española de las Artes y las Letras. Ha cocinado para los Reyes durante su visita a los Obama en la Casa Blanca y el sábado lo hará en el mismo sitio para los cónyuges de los mandatarios que acudirán a la cumbre del G-8. ¿El menú? Es una incógnita, lo único que sabemos es que las recetas estarán compuestas por los productos del huerto de Michelle Obama, que José Andrés supervisa con asiduidad.
En Washington posee siete restaurantes, otros tres en Las Vegas, uno en Los Ángeles, y ahora centra su atención en los nuevos locales de Miami y Puerto Rico, así como en la reapertura de su emblemático Jaleo. Además, ha recibido uno de los máximos reconocimientos de Estados Unidos: ser incluido en la lista de las cien personas más influyentes de la revista «Time». También diseña los manjares que degustan los visitantes del museo de Washington National Gallery y en sus recetas no faltan la escalivada, una sopa fría de cerezas y tomate, el clásico guiso tradicional de verduras y la crema como postre estrella, para saborear con una buena selección de vinos españoles. «¿Quién nos diría que un cocinero estaría en el prestigioso listado de ‘‘Time''? Esto denota la importancia de la alimentación en el mundo. Comer se ha convertido en una expresión social, en algo artístico, como lo es la pintura, la escultura y la música», explica el chef asturiano, cuyo empeño es popularizar los productos españoles, además de colaborar con los más desfavorecidos a través de su ONG (World Central Kitchen) y de la fundación de Bill Clinton en Haití.
También asesora a Michelle Obama en materia de nutrición, quien protagoniza la campaña «Let's move» («Vamos a movernos»): «Es importante que la Primera Dama participe en este proyecto, ya que hablamos de cómo combatir la obesidad», explica. Sobre la crisis asegura que «debemos mirar fuera para ser más competitivos. Saber que vamos a poder exportar nuestro aceite y nuestro arroz a otros países. La clave está en trabajar y trabajar. Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero este momento que vivimos ha de ser el de las grandes ideas», aconseja.


Pepe, el camión «gourmet» ambulante
Jamón y lomo ibérico, sopa de ajo, gazpacho, patatas bravas, secreto ibérico (en la imagen) con pan y tomate, paella de pollo, arroz negro... Los bocados españoles han conquistado Washington. Además de ofrecerlos en Jaleo, el emblemático rincón del tapeo, que ha sufrido un lavado de cara, José Andrés estrena su primer «food truck» –camión «gourmet»–, de nombre Pepe, que recorre la ciudad con productos españoles. Un bocata de lomo ibérico Fermín cuesta 20 dólares.