Martín Serón no dimite y recurrirá al Supremo su condena por el «caso Troya»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

MÁLAGA- El alcalde de Alhaurín el Grande (Málaga), Juan Martín Serón (PP), condenado por el tribunal que ha juzgado el «caso Troya» contra la corrupción urbanística a abonar 200.000 euros de multa y suspendido para empleo o cargo público un año, ha afirmado que recurrirá la sentencia al Supremo y no dimitirá.

En una rueda de prensa que ofreció ayer en Alhaurín, detalló que tras conocer la sentencia, le transmitió a los concejales la idea de dimitir para no dañar la imagen del pueblo, pero le manifestaron que en caso de que se fuera «se iban todos».
La sentencia, a la que tuvo acceso Efe, condena también al concejal de Urbanismo, Gregorio Guerra, con la misma multa y suspensión de empleo o cargo público, y a ambos como autores de un delito de cohecho, y le absuelve de otros doce delitos de cohecho de los que le acusaba el ministerio fiscal.

Martín Serón explicó que irse sería «de cobardes», además de que cree que tiene que defender algo «sagrado» que recoge la Constitución, como es la presunción de inocencia y que por ello van a recurrir al Tribunal Supremo la sentencia, por lo que «confían que sin pruebas no les condenen».

Añadió que cree «injusta, desproporcionada» y «carente de rigor» el fallo.

Según dijo, el caso se ha convertido en el «caso Perola», apodo del empresario J.B.L., persona a la que, según la sentencia, el alcalde y el concejal venían «exigiendo con insistencia» al menos desde mayo de 2006 el pago de 122.000 euros como contrapartida a una licencia de obras para la construcción de un edificio.