De la Vega: «En un Gobierno hay que estar con la maleta hecha»

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró este jueves que cuando se forma parte de un ejecutivo democrático, se está "siempre con la maleta hecha", y por eso no le sorprende su salida del Gobierno, decidida por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero dentro de su última remodelación. 

En rueda de prensa convocada expresamente para despedirse, comenzó explicando que hablar suele ser fácil, "pero si se trata de expresar lo que se siente, cuando es tanto lo que se siente, empiezan las dificultades".

Su comparecencia fue sobre todo para dar las gracias, en primer lugar al Rey y a toda la Familia Real, "que siempre me ha trasladado su afecto", y de manera particular al presidente Zapatero, con quien dijo que ha sido "un auténtico honor y un privilegio compartir estos intensos años de trabajo, de ilusión en un proyecto social, comprometido, de ciudadanía y de progreso, que siempre ha merecido la pena, que hasta en los momentos más duros ha merecido y merece la pena".

Si ha sido la primera mujer en presidir el Consejo de Ministros, aseguró, ha sido por mérito del presidente y del esfuerzo de las muchas mujeres que durante tiempo han ido abriendo camino.

Agradeció también el esfuerzo compartido con todos los demás miembros del Consejo de Ministros, de quienes ha aprendido "muchísimo"; la dedicación de todo su equipo de colaboradores, y también el trabajo de los medios de comunicación que han hecho llegar a la sociedad la voz del Gobierno que ella encarnaba.

Su agradecimiento especial fue para los ciudadanos, a los que se refirió como "mi guía", para los que seguirá trabajando y cuyo afecto y también críticas han contribuido a que mejorara su trabajo.

Fernández de la Vega explicó que ha hablado "en muchas ocasiones" con el presidente sobre posibles cambios, pero fue el pasado domingo cuando "hablamos y acordamos"su salida.

La aún vicepresidenta traspasará en pocas horas las competencias de Vicepresidencia Primera a Alfredo Pérez Rubalcaba y la cartera del Ministerio de Presidencia a Ramón Jáuregui, con quien despachó en privado justo antes de comparecer en rueda de prensa.