Actualidad

El Ancla y los espetos de sardinas

El veterano chiringuito de Marbella es un clásico que no falla por su buen productoDirección: Avda. de Carmen Sevilla, s/n. Urb. Linda Vista Playa. Marbella.Tel: 952 78 74 96.Precio medio: desde 30 euros. Plato estrella: espetones de sardinas. Prestaciones: con piscina de agua salada. Días de cierre: ninguno.Web: www. compartircadaques. com

Los espetones de sardinas a la brasa son uno de los bocados más deliciosos que ofrece la gastronomía andaluza. Se trata de una técnica de asado muy popular en Málaga. Se remonta a mediados del siglo XIX, época en que los pescadores, y quienes no lo eran pero sí habitaban a orillas del mar, cocinaban de esta forma los pescados de descarte que quedaban en los pesqueros. Un arte culinario que no pasa de moda en el que sólo entran en juego una barca de pesca llena de arena, sal, brasas y unas cañas en punta en las que pinchar las sardinas. Este bocado tan típico no falta en El Ancla, un veterano chiringuito-restaurante situado en San Pedro de Alcántara por el que no pasan los años. Fiel a su filosofía, basada en el producto del mar en mayúsculas, ésta es una apuesta gastronómica segura si anda de vacaciones por Marbella y alrededores. Sobre todo, porque a su excelente culinaria se une que el comensal puede disfrutar en el mismo recinto de un buen día de sol y piscina de agua salada. Así que antes de rendirse a las propuestas del chef, lo suyo es abrir el apetito en el club de playa, hacerse con una hamaca y pedir la carta de champanes, cavas y aperitivos del bar.

El recinto cuenta con una terraza semicubierta, que permanece abierta todo el año, así como varios salones en los que organizar eventos y celebraciones –si le interesa, pregunte por los menús que ofrecen–. Antes de decantarse por una propuesta u otra, eche un vistazo a la vitrina habitada por los pescados y mariscos capturados en el día. Para comenzar, muy recomendables son las gambitas a la plancha y el salpicón de marisco, dos propuestas imprescindibles si lo que queremos es optar por una cena o almuerzo a base de platos para compartir. Acompáñelas con unos tomates aliñados, con cualquiera de las ensaladas de temporada (de pimientos asados, de pollo...), con un tartar de atún, los boquerones en vinagre o con los aguacates con langostinos. Bocados todos perfectos para componer un festín ligero. Las frituras de pescados son otras de las especialidades de la casa. Las acedías, los boquerones al limón, las puntillitas, los calamares y las tortillitas de camarones llegan bien crujientes a la mesa y vuelan en cuestión de segundos. El arroz caldoso de carabinero también es una de las sugerencias más demandadas entre los comensales y tampoco se queda atrás la lubina a la sal, ni la brocheta de rape, el lomo de atún y el voraz de Tarifa, que combina bien con el vino blanco Valdamor. Deje hueco en el estómago para la tarta de limón.
 

Publicidad