Esperanzas por Fernando Vilches

La Razón
La RazónLa Razón

No termina mal este nefasto año. Sólo ver el nuevo Gobierno, uno se queda más tranquilo. Conozco a algunos miembros del nuevo gabinete desde hace años. Ruiz-Gallardón, para mí, es el mejor político que hay en España. Y esta vez tiene un jefe, Mariano Rajoy, que está a la altura de tan buen colaborador. Conozco muy bien a dos ministras: Ana Mato, la personificación de la elegancia, la discreción, la lealtad y la eficacia. Una extraordinaria persona, que lo hará bien sí o sí. Admiro y respeto profundamente a Ana Pastor: pocas personas son tan de fiar como esta mujer, que mira el céntimo de euro público con la misma firmeza que un contrato de millones. Es de una inteligencia espectacular y logrará que la inversión pública llegue a donde tiene que llegar sin «campeones» que intermedien su labor. Conozco también a José I. Wert, el ministro que se va a ocupar de mi área profesional, la Universidad. Es un tipo culto, inteligente hasta el extremo, elegantísimo en maneras y un gran profesional. Si alguien puede poner cordura al sistema educativo de España, ése, sin duda, es él, pues domina el arte de la demoscopia y de la anticipación como pocos. Conozco a Arias Cañete de un par de ocasiones. Es un político de fiar y un señor en el trato. No conozco a la vicepresidenta, pero sólo verla actuar en el Parlamento, con esa tranquilidad y contundencia, con humildad y mirando a los ojos de los oponentes, ya transmite mucho y bueno. A Cristóbal Montoro lo conocí hace años y sus altas responsabilidades nunca le han cambiado como persona. Es inteligente, sencillo y sabio, y ya ha demostrado que de hacienda sabe. Del resto, basta ver el currículo. Sí, concitan muchas esperanzas.