ANÁLISIS: Todo el poder para Syriza por Stelios Bouras

La Razón
La RazónLa Razón

- ¿Qué significa la convocatoria de nuevas elecciones en Grecia?
–Las elecciones se convocan en un momento crucial para el país, en el que una buena parte de la población se declara en contra de la actual política económica. Esta aversión a los planes de austeridad coloca a Grecia al filo de la salida del euro. El segundo partido más popular actualmente, la coalición izquierdista Syriza –de acuerdo con los últimos sondeos–, se podría situar como la primera fuerza política en Grecia. Syriza ya ha declarado que piensa desafiar el memorándum si gana las elecciones, pero hay un buen número de medidas que se deben aprobar para asegurarse la financiación internacional. La pregunta es si se mantendrá esta ayuda a Grecia.

- El líder de la izquierda radical, Alexis Tsipras, se declara a favor del euro, pero en contra de los planes de ajuste. ¿Cómo se pueden equilibrar las dos posiciones?
–La campaña electoral del líder de Syriza giró en torno a la oposición a los planes de austeridad, pero al mismo tiempo aseguraba que quería a Grecia dentro del euro. ¿Cómo se pueden combinar las dos cosas? Es lo que se pregunta todo el mundo, porque los mensajes que llegan desde Bruselas o desde Berlín exigen que se cumplan los acuerdos firmados. El equilibrio entre la oposición a los planes de ajuste y la continuidad en la moneda única implica numerosos riesgos.

- ¿Tsipras actúa en pro del interés nacional o del suyo propio?
–Todos los partidos políticos piensan en su propio futuro. Más allá de esta generalidad, las medidas de austeridad que se han aplicado en estos dos últimos años han supuesto un duro golpe para el pueblo griego. Todos los sectores sociales, desde la clase trabajadora a los pensionistas o los empresarios, han visto cómo se ha reducido significativamente su nivel adquisitivo. El paro también se ha incrementado. Existe un sentimiento fuerte de hartazgo entre los griegos que Syriza ha sabido canalizar.

- Teniendo en cuenta la fuerte presión internacional sobre Grecia y la posibilidad de una salida del euro, ¿se podría contemplar la hipótesis de que los griegos den su confianza a los partidos tradicionales en aras de lograr una mayor estabilidad?
–El día después de las elecciones en Grecia dominaba un sentimiento de celebración o felicidad porque se había castigado a los dos grandes partidos, el conservador Nueva Democracia (ND), y el socialista Pasok, y porque el voto se hubiera ido a los extremos tanto a la izquierda como a la derecha. Pero ahora existen sentimientos contrapuestos en torno a cómo estos partidos radicales pueden manejar sus victorias y la población está muy preocupada por el futuro del país.

- ¿Podría el partido neonazi Amanecer Dorado beneficiarse del voto protesta en esta segunda ronda?
–En los diversos sondeos que se han publicado desde las elecciones del pasado 6 de mayo, se indica una subida considerable de Syriza y un retroceso del resto de partidos políticos, incluido el neonazi. Pero en las próximas semanas puede cambiar.

Stelios Bouras
Corresponsal de «The Wall Street Journal» en Grecia