Un Premio Casavella con rabia

Recae en la «El alquiler del mundo», de Pablo Sánchez

El escritor ironiza sobre la obsesión por el dinero en esta obra
El escritor ironiza sobre la obsesión por el dinero en esta obra

Pablo Sánchez desconoce si la rabia añade alguna virtud a la literatura. Si da a las palabras más consistencia y a los diálogos mayor rotundidad. «No sé si es un valor para escribir», reconoce con distancia, como si las palabras que pronuncia ni siquiera fueran suyas. «Pero –añade a continuación, prolongando la frase, que da la impresión que se le ha quedado corta– a la literatura le falta rabia, crítica, inconformismo. Yo quería enfrentarme a la realidad y los problemas que existen con crudeza». Al primer ganador del Premio Casavella no le falta arrojo. No es novato en el universo literario ni en el campo de los premios –ya ganó uno con Lengua de Trapo–. Quizá por eso no se ha achantado y en «El alquiler del mundo» (Destino) ha volcado sus reflexiones sobre el endiosamiento de las ganancias, la cosificación de los individuos y la obsesión por el consumismo. «Es un ajuste de cuentas con la mercantilización de la vida», asegura. Ha tomado el título de un verso de César Vallejo. Y el resto de su experiencia. «Hay una obsesión por rentabilizar todo. El dinero está afectando la realidad, a las universidades. Escasean las resistencias a esos pensamientos».


Lejos de los tópicos
Pablo Sánchez se ha desmarcado con una novela extraña en el panorama literario español. Aborda lo económico –aunque comenzó la obra antes de que la crisis fuera noticia– desde la perspectiva de un personaje que esquiva el tópico de la antipatía y que tiene que afrontar el reto de optimizar una oficina hundida en la apatía y alejada de los parámetros de la competitividad. «Los individuos hoy son mercancias para algo superio, alcanzar beneficios. Hay que enfrentarse al predominio del dinero».


Basado en hechos reales
«El alquiler del mundo» está ambientado en una consultoría. El autor, Pablo Sánchez, extrajo parte de esta atmósfera de su propia experiencia vital. Trabajó durante varios meses en una de ellas. «Estuve empleado allí poco tiempo. Algunas cosas aparecen en este libro. Yo me dedicaba a leer el BOE durante horas para ver si encontraba novedades que sirvieran a la empresa. Ahí me introduje en este mundo».


Título: «El alquiler del mundo». Autor: Pablo Sánchez. Editorial: Destino 300 páginas. 18 euros.