Europa

Los cordones umbilicales valencianos llegan a Nueva Zelanda Jordania o Brasil

VALENCIA- Los cordones umbilicales donados en hospitales de la Comunitat Valenciana han servido para realizar trasplantes en países como Nueva Zelanda, Jordania o Brasil y en otros de culturas tan diferentes como Israel o Turquía y tan lejanos como los Estados Unidos, Argentina o Uruguay.
Desde que en 1999 se creó el Banco de Cordón Umbilical, la Comunitat ha exportado 78 unidades, cuyo destino prioritario han sido hospitales de ciudades españolas, así como de otros países de Europa, principalmente Francia, donde se han exportado catorce.
 El Jefe del Servicio de Fraccionamiento y Criopreservación del Banco de Cordón Umbilical, Luis Larrea, explicó que durante estos doce años, la donación ha aumentado porque hay más extracciones y más hospitales autorizados para su recogida, aunque ha disminuido el número de unidades procesadas y conservadas, ya que en los procesamientos en que se han aumentado los parámetros de calidad, lo que hace disminuir el número de unidades conservadas a final de año, «pero las que se guardan son de la máxima calidad».
La sangre de los cordones umbilicales tiene una aplicación restringida a trasplantes en pacientes con enfermedades hematológicas como la leucemia aguda, tanto niños como adultos. El problema es que en los cordones hay un número limitado de células madre y eso limita un poco la aplicación en adultos aunque se ha mejorado mucho el tratamiento.
Cualquier madre puede donar el cordón umbilical de su hijo con la única condición de llevar en el momento del parto un consentimiento firmado y dejarse hacer un seguimiento. Así lo hizo Carla, que tuvo a su hija Olivia hace año y medio y que desde el principio tuvo claro que prefería donarlo a conservarlo para ellos.