Los oros del Barça por Miguel Ors

La Razón
La RazónLa Razón

L17 Hitos
El mundo lo mueven y soberanizan los números uno. Mario Conde, en la televisión, en cuanto puede, recuerda su número uno como abogado del Estado. El torero Luis Miguel Dominguín, que era un Mario Conde con capote y estoque, presumía en su época de ser el número uno, «más que Manolete», de igual modo que el Barça, en fútbol, es más que un club, políticamente, y esta temporada, por ahora, más que el Madrid. Messi es el Mario Conde y el Luis Miguel Dominguín de la Liga: suma ya 6 goles, más que todos los jugadores blancos (5) en las cuatro jornadas celebradas: competir es también eso.
–Ocho puntos de ventaja al Real Madrid en las primeras cuatro jornadas –me reboza con regodeo perverso un compañero catalán– es hito histórico en la Liga. El otro hito histórico es que jamás el Madrid le ha remontado al Barça, en la Liga, una diferencia de ocho puntos.
Hay que competir, Real Madrid, para hacer trizas esos dos hitos históricos.

M18 Toreros
Prensa, radio, televisión y redes sociales (toda la aristocracia más o menos neutral de los medios de opinión) con Esperanza Aguirre. Mola Esperanza y mola José Tomás por su heroica gesta torera en Nimes. Toreros diestros y estéticos los dos.
–Qué pena que se «nos» vaya Esperanza de los ruedos de la política sin haber toreado en la «plaza» de La Moncloa –oigo.
También mola Esperanza como deportista. Que el golf y el bridge se le dan a Esperanza como el gol a Messi, a «Tristiano» (resucita de tus cenizas de tristeza, machote) y a Falcao, el nuevo José Tomás del balón del Atlético de Enrique Cerezo. «Me gustan tus goles», le ha dicho el Rey a Falcao.

X19 «Mou»
Como diría el poeta Lorca: «En el minuto 89 en punto...». En ese minuto, «Tristiano» le salvó «la vida» a Mourinho. Julio Anguita, hace años, sonriendo, me ironizó una tarde: «No soy buen político, no sé mentir». Mourinho sí sería político de fuste y tralla. «Sergio Ramos –miente– no ha jugado porque he pensado que era mejor que no jugase. Ha sido una decisión deportiva». Hala, a chuparse el dedo índice de la mentira, sí, el del dedo en el ojo de Tito, de «Mou». Señorío no es «morir en el campo»; señorío es el de Sergio Ramos y el de Iker Casillas queriendo ser amigos y compañeros de Xavi, de Iniesta y de Puyol. Amistad, compañerismo: valores éticos, estéticos y aristocráticos.
¡Ah! Al City, señor Mourinho, le ha ganado el pundonoroso y linajudo espíritu del Real Madrid, espíritu que, afortunadamente, no converge con su problemático catón de valores.
El Real Madrid empieza a ser mucho Real Madrid para usted señor Mourinho.

J20 Guardiola
¿Qué es de Guardiola «El Deseado»? Pues eso: el deseado. En Nueva York, Nueva York, disfruta de la vida. «No hacer nada oxigena la mente». Oxígeno de Nueva York. Mientras, su representante es asaeteado por «equipos mil», a cuál más importante, a cuál más jequetizado. En NY, Guardiola no hace nada, monta en bicicleta, ve televisión y fútbol y espera. «En enero decidiré mi próximo puesto de trabajo». Codiciado, deseado y tentado por euros y petrodólares. Y elogiado por el esteta Valdano, que ha declarado de él en un periódico colombiano, «El Heraldo», que «Guardiola es un auténtico artista, un creativo que nos sorprende, esté donde esté, con cosas nuevas. Es más que un gran entrenador».

S22 Oros
Bota de Oro, o sea Messi, y Cabeza de Oro, o sea Xavi. «Cuando Messi juega mal, el Barça juega con once jugadores y medio. Cuando Messi es brillante, el Barça juega con trece jugadores», dice Menotti. «Xavi es nuestro cerebro», dijo Guardiola. Gracias a esos oros, el Granada no dio susto en el Camp Nou.