«El Ego» de Cibeles se queda pequeño para Maya Hansen

Habrá quien piense que si un modisto se dedica en exclusiva al diseño de corsés, su recorrido es más bien corto.

«El Ego» de Cibeles se queda pequeño para Maya Hansen
«El Ego» de Cibeles se queda pequeño para Maya Hansen

 Ayer, Maya Hansen tiró por tierra esta máxima en una nueva intervención en «El Ego» de Cibeles, la jornada maratoniana en la que las jóvenes promesas presentan sus colecciones. La madrileña ofreció un recital de buena costura con su revisión de las reinas españolas renacentistas, que ora jugaban a ser monarcas, ora a caperucitas sin lobo. Por cierto, hablar de «promesa» al referirse a Maya resulta ofensivo. Si no, que se lo pregunten a Carmen Lomana que desde la fila vip y ejerciendo de consorte del rey del Burguer King –ella sí que es una mujer sin complejos– parecía su madre, de la pasión con la que aplaudía. También se le acumulaban las felicitaciones en el «kissing room» que ha acondicionado a la perfección Grey Goose. Tal es el éxito de Maya, que cuando Lomana se plantó hace unas semanas en el desfile de alta costura de Dior en París con uno de sus corsés, «Galliano se acercó a preguntarme de quién era, porque se quedó fascinado», comentó ella. Y es que el talento de Maya es mayor que «El Ego». Que la pasen con los grandes. Ella lo es, informa J. Beltrán.