El Govern espera ahorrar 1 millón con la nueva CCMA

El PP facilita a CiU poder reformar las consejos rectores de los medios 

Rajoy, ayer en Málaga, junto a los cabezas de lista del PP en la provincias catalanas
Rajoy, ayer en Málaga, junto a los cabezas de lista del PP en la provincias catalanas

BARCELONA– Las tijeras de la Generalitat también van a llegar a la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) y al Consell Audiovisual de Catalunya (CAC), aunque todavía se desconoce con qué profundidad. Lo que es seguro es que ambos organismos verán disminuida su estructura directiva a través de una reforma legal que garantizará, al menos, un ahorro superior al millón de euros. Pero todavía hay muchos detalles por concretar, ya que la ley ómnibus que va a reformar el sector audiovisual público tan sólo superó ayer el primer trámite en el Parlament y todavía falta un largo recorrido.
El PP facilitó con su abstención la luz verde a este proyecto del Govern. Sin embargo, los populares avisaron de que no han concedido ningún cheque en blanco al Ejecutivo de Artur Mas para sacar adelante la ley. Es decir, que todavía deben producirse acuerdos en el marco de la comisión que ahora se hará cargo del proyecto. El partido de Alicia Sánchez-Camacho exige que no se adelgacen únicamente los consejos directivos de la CCMA y del CAC, sino que se racionalice el conjunto de Televisió de Catalunya y Catalunya Ràdio.

Los presupuestos
Según las cuentas de 2011, la cadena televisiva cuenta este año con un presupuesto de 389 millones de euros –un 4 por ciento menos que en 2010– y la emisora radiofónica con 50 millones de euros. De estas cantidades, la Generalitat tiene que aportar la gran mayoría, ya que los ingresos de Televisió de Catalunya no dejan de disminuir.
 En 2009 –el último ejercicio que ha fiscalizado la Sindicatura–, el gobierno catalán concedió a TV3 un total de 279 millones de euros, una cifra superior a la de 2007 y 2008. Por este motivo, la Sindicatura de Comptes urgió a la cadena a ahorrar para no seguir comprometiendo el gasto público.
Pero, de momento, lo único que está en marcha es reducir el gobierno de la CCMA y del CAC. Según el proyecto del Govern, la Corporació pasará de tener 12 consejeros a 5, el CAC de 10 a 5. También se suprimirá la figura del director general de la CCMA y se reducirán, asimismo, los miembros del Consell Assesor de Continguts i de Programació (de 21 a 14). «En total, la reducción de los consejos de administración, de los asesores y de todo lo que comportan estos organismos supondría un ahorro económico importante superior al millón de euros», explicó la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega.
La triple A (austeridad, adelgazamiento, agilidad) esgrimida por Ortega no convenció a PSC, ERC e ICV, que se opusieron a la tramitación de un proyecto que, sospechan, va en la línea de incrementar el control político de los medios públicos, aunque la vicepresidenta aseguró que no hay ningún cambio de modelo.
El argumento no convenció al PSC, muy irritado porque, a su entender, se ha roto el consenso que se fraguó con el pacto de investidura de Artur Mas. El líder parlamentario del PSC, Joaquim Nadal, trasladó por carta a Mas su malestar por haber dinamitado este acuerdo, aunque se prestó a reunirse con él.

 

Rajoy y la carrera catalana del 20-n
Todos los gestos son pocos para Mariano Rajoy para dar alas a la candidatura del PP en Cataluña. Ayer, el candidato a la presidencia del Gobierno quiso fotografiarse con los cabezas de lista en las provincias catalanas, donde se juega una parte muy importante de la batalla electoral del 20 de noviembre. José Ignacio Llorens, a la izquierda de la imagen, repite en Lleida. A su lado, Jorge Fernández, está convencido de lograr un resultado histórico en Barcelona. A la derecha de Rajoy, Alejandro Fernández toma el relevo en Tarragona del veterano Francesc Ricomá. Y, finalmente, Enric Millo intentará conseguir que Girona deje de ser la única provincia sin representación del Partido Popular.