Bono se consolida como el preferido y López cae

Los malos resultados para el Partido Socialista en las encuestas y las quejas, incluso en público, de algunos destacados barones autonómicos han reabierto el debate sobre la sucesión en la calle Ferraz.

Muchos son los que ya andan buscando un sustituto para el presidente que sea capaz de volver a ilusionar a un electorado desencantado por la deriva que la crisis económica ha hecho tomar a Zapatero.

El «postzapaterismo» se ha instalado ya en el vocabulario de algunas plantas de Ferraz y las quinielas se alimentan del silencio del presidente sobre su futuro. El jefe del Ejecutivo todavía no se ha manifestado acerca de si se presentará o no a las próximas elecciones generales de 2012, pero los españoles ya tienen su favoritos.

Ante la pregunta de quién sería el mejor candidato del PSOE si no se presentara Zapatero, el 39,7 por ciento considera al presidente del Congreso, José Bono, el mejor candidato posible para enderezar el rumbo del país. Aunque ya aseguró que «a nadie le amarga un dulce en la consideración pública», ha querido dejar claro en varias ocasiones que «ni estoy ni se me debe esperar».

Y es que el presiente del Congreso, que perdió por nueve votos el Congreso en el que Zapatero se proclamó como líder hace diez años, sigue manteniendo la confianza de los españoles.

En el brazo derecho de Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba, los españoles también ven un posible sucesor y el 34,9 por ciento de los encuestados cree que sería el mejor aspirante. A pesar de ello, su nivel de apoyo baja a medida que los encuestados son más mayores, y en el sector comprendido entre 45 y 64 años, tan sólo el 28,8 por ciento lo ve con buenos ojos, frente al casi 40 por ciento del sector más joven.

A continuación se encuentra José Blanco, un hombre con ambición y ansias de poder tras asumir el mandato del Ministerio de Fomento. El 23,1 por ciento ven en él la mejor opción a la presidencia del partido. Con un nivel de confianza similar se encuentra la primera figura femenina, la ministra de Defensa Carme Chacón, que, después de inventarse un protocolo para evitar los abucheos el Día de la Fiesta Nacional, es respaldada por un 22,6 por ciento de los españoles como candidata a la sucesión. Y más ahora, cuando Chacón afirmó hace unos días que «España está preparada para una presidenta del Gobierno».

Ambos, Blanco y Chacón, generan más desconfianza a medida que las edades de los encuestados aumentan. En edades comprendidas entre 45 y 64 años, tan sólo el 14,4 y el 17,1 por ciento creen que son los mejores candidatos del PSOE, frente al 35 y al 31 por ciento, respectivamente, en el sector de 18 a 29 años.

Solana, se aleja
Con el ex secretario general de la OTAN y antiguo responsable de la Relaciones Exteriores de la Unión Europea, Javier Solana, los niveles de confianza caen . El 12,8 por ciento de los españoles creen que sería el mejor candidato posible del PSOE.
El lendakari Patxi López, tan desprotegido por Zapatero en la negociación de los presupuestos, tampoco encuentra protección en la confianza de los españoles y tan sólo un 9,2 por ciento cree que sería el mejor candidato posible del PSOE.


Los españoles no ven a Chacón como la primera mujer candidata a la presidencia
Hace escasos días, la ministra de Defensa, Carme Chacón, lanzaba un guiño a quienes apuestan por ella como sucesora de José Luis Rodríguez Zapatero, asegurando que España estaba ya preparada para una presidenta. Pues la encuesta de NC Report para LA RAZÓN la contradice de plano. Tan sólo un 22,6 por ciento de los encuestados apuesta por ella como candidata a la presidencia del Gobierno, muy por debajo de José Bono y tan sólo por encima de Javier Solana y Patxi López.

La titular de Defensa sonó al principio de la legislatura como el «delfín» del secretario general del PSOE para continuar su «obra», y como ministra ha estado en muchas encuestas como la mejor valorada, pero en los últimos meses ha caído su popularidad al mismo ritmo que la de su valedor.