El PSOE enfría los últimos pasos de Batasuna

Jáuregui no cree que la izquierda abertzale arrastre a ETA al final. Ferraz llama a preservar el pacto con el PP

Zapatero recalcó a su dirección federal que la creación de empleo es más importante que las victorias electorales
Zapatero recalcó a su dirección federal que la creación de empleo es más importante que las victorias electorales

MADRID- Si Gobierno y PSOE se han conjurado para que en todas las instancias del partido haya coordinación en los mensajes, ya pueden empezar con ETA y Batasuna. Parece que la llegada del nuevo secretario de Organización, Marcelino Iglesias, servirá, entre otros aspectos, para lograr la unidad de mensajes. De ahí que ayer, durante su primera comparecencia ante los medios de comunicación, y después de un fin de semana de múltiples lecturas sobre los pasos de la izquierda abertzale, Iglesias llamara a propios y extraños a «proteger» el pacto antiterrorista, que tanto costó reconstruir con el PP después de las divergencias de la pasada Legislatura.
El número tres del PSOE no hizo más que glosar las reflexiones que Zapatero y otros miembros de la dirección federal hicieron dentro de la Ejecutiva en el sentido de trasladar que la política del Gobierno frente a ETA y quienes les apoyan «no variará» lo más mínimo, más allá de las peticiones que el entorno etarra haya podido hacer a la banda para reclamar el cese unilateral e incondicional de la violencia.
Iglesias vino a enfriar el entusiasmo con que algunos han celebrado los últimos pasos de la izquierda abertzale, y también pidió que no se utilice este asunto como argumento político, ya que la lucha antiterrorista ha dado buenos resultados en su estrategia de acorralamiento a la banda.
Todo esto lo dijo después de considerar «evidente» que no es lo mismo que «defienda la violencia a que pidan la desaparición de la misma» y añadir a renglón seguido que cualquier declaración debe ir acompañada «del abandono de la violencia y de la condena rotunda de la misma». El ministro de la Presidencia, Ramón Jáureguí, había dicho también que no había garantías de que Batasuna fuera a arrastrar a ETA al final de la violencia.
¿Un eventual final de ETA puede ser una baza electoral para el PSOE?, se le preguntó sin rodeos. Respuesta: «Cuanto menos utilicemos las políticas antiterroristas mejor, pues ha costado mucho que el PSOE y el PP se pongan de acuerdo en esta materia», después de que fuera tan «dramático» en el anterior mandato.