El fin de la era Berzosa

La pugna entre Iturmendi y Carrillo por el Rectorado de la «Complu» acaba con el mandato más polémico. La mala gestión económica y la agitación ideológica han marcado los últimos ocho años de la Universidad

Carlos Berzosa; Abandono de los colegios mayores; Boicot a políticos«poco afines»; Profanación de la capilla
Carlos Berzosa; Abandono de los colegios mayores; Boicot a políticos«poco afines»; Profanación de la capilla

Madrid- El cambio es posible. Las elecciones a rector de la Complutense marcan el final del mandato de Carlos Berzosa. La necesidad de aires nuevos ha quedado reflejada en la eliminación de su heredero Carlos Andradas, a quien la comunidad universitaria considera su continuación. La deuda de la Complutense ha pasado factura a su candidato, y en la Universidad quieren soluciones para salir del agujero económico en el que Berzosa la ha dejado. Con el resultado de ayer, que deja a Iturmendi y Carrillo como únicos aspirantes al Rectorado, concluyen ocho años en los que una de las universidades más prestigiosas del mundo ha estado en el punto de mira por su radicalismo ideológico y por el mal estado de sus arcas. La mejor prueba de ello son las condiciones en las que están la mayoría de sus edificios, como el caso de Somosaguas donde hay «agujeros» en lugar de facultades, o el abandono de los Colegios Mayores. Tampoco pueden olvidarse comportamientos como la profanación de una capilla, el veto a la Embajada de Israel, el apoyo a Garzón o los recibimientos entre gritos a determinados políticos.


Acto de apoyo al juez Garzón.
Berzosa no dudó en celebrar un acto a favor de Garzón, pero canceló una conferencia en la que iba a intervenir el embajador de Israel
Profanación de la capilla.
Un grupo anticlerical y feminista entró en el templo de la Facultad de Somosaguas y protagonizó escenas bochornosas. Berzosa se mostró en contra de las detenciones que la Policía realizó por los hechos
Abandono de los colegios mayores.

Una de las polémicas que ha marcado el mandato de Berzosa ha sido el estado en que se encuentran estos centros: casi en ruinas y sin haber recibido un euro del Rectorado para sus reformas
El agujero económico.
La deuda que afecta a la Complutense ha provocado, por ejemplo, que la Facultad de Empresariales esté a medio terminar. El rector comenzó unas obras que no podía concluir y de las que ni siquiera tenía la correspondiente licencia de obras
Boicot a políticos«poco afines».
La portavoz de UPyD, Rosa Díez, fue atacada por un grupo de radicales. La «Complu» se ha convertido para muchos en territorio hostil